Lectura diaria de la Biblia

18 de Enero, 2018

18 de enero 2018 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: La reconciliación es un don que viene de Cristo. Semana de oración por la unidad de los cristianos, para avanzar en la unión, porque el amor de Cristo nos apremia. Podemos preguntarnos hoy: ¿Cómo anunciar el Evangelio de la reconciliación después de siglos de divisiones? La reconciliación en Cristo no puede darse sin sacrificio. Jesús dio su vida, muriendo por todos. Del mismo modo, los embajadores de la reconciliación están llamados a dar la vida en su nombre, a no vivir para sí mismos, sino para aquel que murió y resucitó por ellos (cf. 2Cor 5, 14-15). Como nos enseña Jesús, solo cuando perdemos la vida por amor a Él es cuando realmente la ganamos (cf. Lc 9, 24). Nuestra oración por la unidad de los cristianos participa en la oración que Jesús dirigió al Padre antes dela pasión, para que todos sean uno (Jn 17, 21). No nos cansemos nunca de pedir a Dios este don. Con la esperanza paciente y confiada de que el Padre concederá a todos los creyentes el bien de la plena comunión visible, sigamos adelante en nuestro camino de reconciliación y de dialogo. Aprovechemos todas las oportunidades que la providencia nos ofrece para rezar juntos, anunciar juntos, amar y servir juntos, especialmente a los más pobres y abandonados (25-1-2017).

Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del lago, y lo siguió una gran muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía, acudió mucha gente de Judea, Jerusalén, Idumea, Transjordania y cercanía de Tiro y Sidón. Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una barca, no lo fuera a estrujar en gentío. Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se les echaban encima para tocarlo. Los espíritus inmundos, cuando lo veían, se postraban ante él, gritando: Tú eres el Hijo de Dios. Pero él les prohibía severamente que lo diesen a conocer.

1Samuel 18, 6-9; 19, 1-7; Salmo 55, 2-3.9-13 . Marcos 3, 7-12

Lectura diaria de la Biblia

17 de Enero, 2018

17 de enero 2018 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Cuando un padre o una madre, o incluso sencillamente personas amigas llevaban un enfermo para que Jesús lo tocase y lo curase, Él no se entretenía con otras cosas; la curación estaba antes que la ley, incluso una tan sagrada como el descanso del sábado (cf. Mc 3, 1-6). Los doctores de la ley regañaban a Jesús porque curaba el día sábado, hacía el bien en sábado. Pero el amor de Jesús era dar la salud, hacer el bien: y esto va siempre en primer lugar (10-6-2015).

Jesús entró otra vez en la sinagoga, y había allí un hombre que tenía una mano paralizada. Lo estaban observando, para ver si curaba en sábado y acusarlo. Entonces le dice al hombre que tenía la mano paralizada: Levántate y ponte ahí en medio. Y a ellos les pregunta: ¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?. Ellos callaban. Echando en torno una mirada de ira, y dolido de su obstinación, le dice al hombre: Extiende la mano. La extendió y su mano quedó restablecida. En cuanto salieron, los fariseos se confabularon con los herodianos para acabar con él.

1Samuel 17, 32-33.37.40-51; Salmo 143, 1-2.9-10 . Marcos 3, 1-6

Lectura diaria de la Biblia

16 de Enero, 2018

16 de enero 2018 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: La Iglesia se siente en el deber de ser hospital de campaña, con las puertas abiertas para acoger a quien llama pidiendo ayuda y apoyo; más aún, de salir del propio recinto hacia los demás con amor verdadero, para caminar con la humanidad herida, para incluirla y conducirla a la fuente de salvación. La Iglesia enseña y defiende los valores fundamentales, sin olvidar que el sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado (4-10-2015).

Sucedió que un sábado Jesús atravesaba un sembrado; y sus discípulos, mientras caminaban, los discípulos iban arrancando espigas. Los fariseos le dijeron: Mira, ¿por qué hacen en sábado lo que no está permitido?. Él les responde ¿No habéis leído nunca lo que hizo David cuando él y sus hombres se vieron faltos y con hambre, como entró en la casa de Dios, en tiempos del sumo sacerdote Abiatar, comió de los panes de la proporción, que sólo está permitido comer los sacerdotes, y se los dio también a quienes estaban con él?. Y les decía: El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado; así que el Hijo del hombre es Señor también del sábado.

1Samuel 16, 1-13; Salmo 88, 20-22.27-28 . Marcos 2, 23-28

Lectura diaria de la Biblia

15 de Enero, 2018

15 de enero 2018 – lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Los doctores de la ley reprenden a los discípulos de Jesús porque no ayunan, como siempre se había hecho. Y Jesús responde: Nadie remienda con una tela nueva un vestido viejo, porque se rompe más. Y nadie pone vino nuevo en odres viejos, porque los rompe. ¿Esto significa que cambia la ley? ¡No!, Sino que la ley está al servicio del hombre, que está al servicio de Dios… ¿Cuál es el camino? Abrir el corazón al Espíritu Santo, discernir cual es la voluntad de Dios. Que el señor nos dé la gracia de un corazón abierto a la voz del Espíritu, que sepa discernir lo que no debe cambiar, porque es fundamento, de lo que debe cambiar para poder recibir la novedad del Espíritu (18-1-2016).

Como los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando, vinieron unos y le preguntaron a Jesús: Los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan. ¿Por qué los tuyos no?. Jesús les contesta: ¿Es que pueden ayunar los amigos del esposo, mientras el esposo está con ellos? Mientras el esposo está con ellos, no pueden ayunar. Llegarán días en que les arrebatarán al esposo, y entonces ayunarán en aquel día. Nadie le echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto -lo nuevo de lo viejo- y deja un roto peor. Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos; porque el vino revienta los odres, y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos.

1Samuel 15, 16-23; Salmo 49, 8-9.16-17.21.23 . Marcos 2, 18-22

Lectura diaria de la Biblia

14 de Enero, 2018

14 de enero 2018 – domingo. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Todo en nuestra vida, hoy como en tiempos de Jesús, comienza con un encuentro. Un encuentro con este hombre, el carpintero de Nazaret, un hombre como todos y, al mismo tiempo, diverso. Pensemos en el Evangelio de san Juan, allí donde relata el primer encuentro de los discípulos con Jesús (cf. Jn 1, 35-42). Andrés, Juan y Simón: se sintieron mirados en lo más profundo, conocidos íntimamente, y esto suscitó en ellos una sorpresa, un estupor que, inmediatamente, los hizo sentirse unidos a Él… Ese fue el descubrimiento decisivo para san Pablo, para san Agustín, y para tantos otros santos: Jesucristo siempre es el primero, nos primerea, nos espera, Jesucristo nos precede siempre; y cuando nosotros llegamos, Él ya nos estaba esperando. Él es como la flor del almendro: es la que florece primero y anuncia la primavera (7-3-2015).

1Samuel 3, 3b-10.19: Samuel estaba acostado en el templo, donde estaba el arca de Dios. El Señor llamó a Samuel y él respondió: Aquí estoy. Fue corriendo a donde estaba Elí y le dijo: Aquí estoy, vengo porque me has llamado. Respondió Elí: No te he llamado; vuelve a acostarte. Samuel volvió a acostarse. Volvió a llamar el Señor a Samuel. Él se levantó y fue a donde estaba Elí y le dijo: Aquí estoy, vengo porque me has llamado. Respondió Elí: No te he llamado; vuelve a acostarte. Aún no conocía Samuel al Señor, pues no le había sido revelada la palabra del Señor. Por tercera vez llamó el Señor a Samuel y él se fue a donde estaba Elí y le dijo: Aquí estoy; vengo porque me has llamado. Elí comprendió que era el Señor quien llamaba al muchacho y dijo a Samuel: Anda, acuéstate; y si te llama alguien responde: Habla, Señor, que tu siervo te escucha. Samuel fue y se acostó en su sitio. El Señor se presentó y le llamó como antes: ¡Samuel, Samuel!. Él respondió: Habla, Señor, que tu siervo te escucha. Samuel crecía, y el Señor estaba con él, y ninguna de sus palabras dejó de cumplirse.

Salmo 39, 2.4.7-10: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

1Corintios 6, 13c-15a.17-20: El cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el señor para el cuerpo. Dios, con su poder, resucitó al Señor y nos resucitará también a nosotros. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? El que se une al Señor es un espíritu con él. Huid de la fornicación. Cualquier pecado que cometa el hombre, queda fuera de su cuerpo. Pero el que fornica, peca en su propio cuerpo. ¿O es que no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo? Él habita en vosotros porque lo habéis recibido de Dios. No os poseéis en propiedad, porque os han comprado pagando un precio por vosotros. Por tanto, ¡glorificad a Dios con vuestro cuerpo!

Juan 1, 35-42: Estaba Juan con dos de sus discípulos y fijándose en Jesús que pasaba, dijo: Éste es el Cordero de Dios. Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: ¿Qué buscáis?. Ellos le contestaron: Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?. Él les dijo: Venid y veréis. Entonces fueron, vieron donde vivía y se quedaron con él aquel día; era como la hora undécima. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo). Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo: Tú eres Simón, el Hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce: Pedro).

Lectura diaria de la Biblia

13 de Enero, 2018

13 de enero 2018 – sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Yo he venido a llamar a los pecadores. ¿Estamos convencidos de que Dios nos quiere mucho y de que todo aquello que nos ha prometidos está dispuesto a llevarlo a cumplimiento? Pero Padre ¿Cuánto le vamos a pagar por esto? Este es el único precio: abrir el corazón a la fe y Él hará el resto. Pidamos hoy al Señor la gracia de permanecer instaurados no tanto en nuestras seguridades, en nuestras capacidades, sino en la esperanza que surge de la promesa de Dios, como verdaderos hijos de Abrahán. Cuando Dios promete, lleva a cumplimiento aquello que promete. Jamás falta a su palabra. Y entonces nuestra vida asumirá una luz nueva, en la conciencia de que Quien ha resucitado a su Hijo, resucitará también a nosotros y nos hará de verdad una cosa sola con Él, junto a todos nuestros hermanos en la fe. Todos nosotros creemos (29-3-2017).

Jesús salió de nuevo a la orilla del mar; la gente acudía a él y les enseñaba. Al pasar vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos y le dice: Sígueme. Se levantó y lo siguió. Sucedió que, mientras estaba él sentado a la mesa en casa de Levi, muchos publicanos y pecadores se sentaban con Jesús y sus discípulos pues eran muchos que lo seguían. Los escribas de los fariseos, al ver que comía con pecadores y publicanos, decían a sus discípulos: ¿Por qué come con publicanos y pecadores?. Jesús lo oyó y les dijo: No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

1Samuel 9, 1-4. 17-19; 10, 1a; Salmo 20, 2-7 . Marcos 2, 13-17

Lectura diaria de la Biblia

12 de Enero, 2018

12 de enero 2018 – viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: La gente que seguía a Jesús arriesgaba para encontrar a Jesús, para encontrar lo que quería. Basta pensar en el episodio que Marcos cuenta en el Evangelio del día: Como no podían presentárselo, por el gentío, abrieron un boquete y descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Estos hombres arriesgaron cuando hicieron el agujero en el techo: arriesgaron que el propietario de la casa les hiciera causa, les llevase al juez y les hiciera pagar: han arriesgado, pero querían ir donde Jesús. ¿Estoy en camino detrás de Jesús, incluso si hago el ridículo alguna vez? ¿O estoy sentado, mirando como hacen los otros, mirando la vida? ¿O estoy sentado, con el alma cerrada por la amargura, la falta de esperanza? (13-1-2017).

Cuando a los pocos días volvió Jesús a Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta y les proponía la palabra. Y vinieron trayéndole un paralítico llevado entre cuatro y, como no podían presentárselo, por el gentío, abrieron un boquete y descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían, le dice al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros: ¿Por qué habla éste así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados sino uno solo, Dios?. Jesús se dio cuenta de lo que pensaban y dijo: ¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil: decir al paralítico: “Tus pecados quedan perdonados”, o decir: “Levántate, toma la camilla y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados –dice al paralítico-: Te digo: levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Se levantó, tomó inmediatamente la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios diciendo: Nunca hemos visto una cosa igual.

1Samuel 8, 4-7.10-22a; Salmo 88, 16-19 . Marcos 2, 1-12

Lectura diaria de la Biblia

11 de Enero, 2018

11 de enero 2018 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Dos palabras:” hoy” y “corazón”. Un hoy lleno de días. Un hoy en el cual nosotros hemos recibido el amor de Dios. Y la tentación es decir “si, lo haré mañana”. He comido contigo, he estado contigo… “. “No te conozco: has llegado tarde…”. El mañana será el mañana eterno, sin atardecer, con el Señor, para siempre. Si yo soy fiel a este hoy. ¿Cómo vivo yo este hoy? Esto lo digo no para asustaros, sino simplemente para decir que nuestra vida es un hoy: hoy o nunca. Con el corazón encontramos al Señor. Pero que no nos diga: “lentos de corazón”, lentos en el entender. Corazón abierto al Señor, no cerrado, no duro, no endurecido, no sin fe, no perverso, no seducido por los pecados. ¿Cómo es mi hoy? ¿Mi atardecer puede ser hoy mismo, este día o muchos días después? ¿Cómo va mi hoy, en la presencia del Señor? ¿Y mi corazón cómo es? ¿Está abierto? ¿Está firme en la fe? ¿Se deja conducir del amor del Señor? (12-1-2017).

Se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: Si quieres, puedes limpiarme. Compadecido, extendió la mano y lo tocó diciendo: Quiero: queda limpio. La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés, para que le sirva de testimonio. Pero, cuando se fue, empezó a pregonar bien alto y a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

1Samuel 4, 1b-11: Salmo 43, 10-11.14-15.24-25 . Marcos 1, 40-45

Lectura diaria de la Biblia

10 de Enero, 2018

10 de enero 2018 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Jesús sigue siendo el centro de la vida cristiana: Jesucristo, Hijo del Padre, Salvador del mundo. No hay otro, es el único: Jesucristo que se manifiesta, se hace ver, nosotros estamos invitados a conocerle, a reconocerle en la vida, en las muchas circunstancias de la vida. He aquí la cuestión: Reconocer a Jesús, conocer a Jesús. ¿El centro de mi vida es Jesucristo? ¿Cuál es mi relación con Jesucristo? Leer la historia de Jesús, sí, el Evangelio es la historia de Jesús, la vida de Jesús, es Jesús mismo, es el Espíritu Santo que nos hace ver a Jesús ahí. Por favor, haced esto: si tenéis siempre a mano un Evangelio, pequeño, podéis leer todos los días un pasaje de Evangelio, pequeñito, tres minutos, cuatro, cinco: leed todos los días un pasaje del Evangelio: es el único modo de conocer a Jesús, de saber qué ha hecho, qué ha dicho. Y esto trabaja por dentro. Esto es la semilla. Quien hace germinar y crecer la semilla es el Espíritu Santo. ¡Y adorar a Jesús, es Dios! Es necesario adorar a Jesús: Adoremos al Señor junto a sus ángeles (Salmo 96). Si los ángeles le adoran de verdad, está bien preguntarse si le adoramos nosotros (9-1-2017).

Al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, e inmediatamente le hablaron de ella. Él se acercó, la tomó de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se marchó a un lugar solitario y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron en su busca y, al encontrarlo, le dijeron: Todo el mundo te busca. Él les respondió: Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido. Así recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios.

1Samuel 3, 1-10.19-20: Salmo 39, 2.5.7-10 . Marcos 1, 29-39

Lectura diaria de la Biblia

9 de Enero, 2018

9 de enero 2018 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Jesús enseñaba con humildad y decía a sus discípulos que “el más grande sea como el que sirve: se haga el más pequeño”. Los fariseos se sentían príncipes. “Nosotros somos los maestros, los príncipes, y nosotros os enseñamos a vosotros; nosotros mandamos, vosotros obedecéis”. Jesús no tenía alergia a la gente: tocar a los leprosos, a los enfermos, no le hacía estremecerse. Jesús vivía lo que predicaba. Y esta es la autoridad que siente el pueblo de Dios: una autoridad humilde, de servicio, una autoridad cercana a la gente y coherente (10-1-2017).

En la ciudad de Cafarnaún, el sábado entra Jesús en la sinagoga a enseñar; estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad y no como los escribas. Había precisamente en su sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: ¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: El Santo de Dios. Jesús lo increpó: Cállate y sal de él. El espíritu inmundo lo retorció violentamente y, dando un grito muy fuerte, salió de él. Todos se preguntaron estupefactos: ¿Qué es esto? Una enseñanza nueva expuesta con autoridad. Incluso manda a los espíritus inmundos y le obedecen. Su fama se extendió enseguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

1Samuel 1, 9-20; Salmo: 1Samuel 2, 1-8 . Marcos 1, 21b-28