Lectura diaria de la Biblia

26 de Septiembre, 2020

26 de septiembre 2020 – sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Jesús, que eligió pasar por esta senda, nos llama a seguirlo por su mismo camino de humillación: cuando en ciertos momentos de la vida nos encontramos algún camino de salida para nuestras dificultades, cuando nos precipitamos en la oscuridad más densa, en el momento de nuestra humillación y despojo total, la hora en la que experimentamos que somos frágiles y pecadores. En ese momento, no debemos ocultar nuestro fracaso, sino abrirnos confiados a la esperanza en Dios, como hizo Jesús (18-9-2014).

Entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos: Meteos bien en los oídos estas palabras: el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres. Pero ellos no entendían este lenguaje; les resultaba tan oscuro, que no captaban el sentido. Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto.

Eclesiastés 11, 9-12, 8; Salmo 89, 3-6.12-14.17 . Lucas 9, 43b-45

Lectura diaria de la Biblia

25 de Septiembre, 2020

25 de septiembre 2020 – viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?. Esta pregunta la dirige Jesús a sus apóstoles, para verificar su fe. Seguir a Jesús significa tomar la propia cruz –todos la tenemos- para acompañarlo en su camino, un camino incómodo, que no es el del éxito, de la gloria pasajera, sino el que conduce a la verdadera libertad, que nos libera del egoísmo y del pecado. Se trata de realizar un neto rechazo de esa mentalidad mundana que pone el propio yo y los propios intereses en el centro de la existencia. Jesús nos invita a perder la propia vida por Él, por el Evangelio. Este camino lleva, al final, a la resurrección: exige caminar detrás de Él y escucharlo atentamente en su Palabra –acordaos de leer todos los días un pasaje del Evangelio- y en los Sacramentos (13-9-2015).

Una vez que Jesús estaba orando solo, lo acompañaban sus discípulos y les preguntó: ¿Quién dice la gente que soy yo?. Ellos contestaron: Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha resucitado uno de los antiguos profetas. Él les preguntó: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?. Pedro tomó la palabra y dijo: El Mesías de Dios. Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie, Porque decía: El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.

Eclesiastés 3, 1-11; Salmo 143, 1b-4 . Lucas 9, 18-22

Lectura diaria de la Biblia

24 de Septiembre, 2020

24 de septiembre 2020 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: No se puede conocer a Jesús sin tener problemas. El catecismo no es suficiente: a Jesús es necesario conocerle en el diálogo con Él. Si tienes un problema, vas por el camino que te lleva a conocer a Jesús: a Jesús es necesario conocerle en el diálogo con Él. Hablando con Él, en la oración, de rodillas. Otro camino para conocer a Jesús es el seguimiento, andar con Él, caminar con Él, recorrer sus caminos; se conoce a Jesús con el lenguaje de la acción. Si tú conoces a Jesús con los leguajes de la mente, del corazón, de la acción, entonces puedes decir que conoces a Jesús, que comporta la implicación personal. No se puede conocer a Jesús sin involucrarse con Él, sin apostar la vida por Él. Hay que leer lo que la Iglesia te dice de Él, hablar con Él en la oración y andar por su camino con Él (26-9-2013).

El tetrarca Herodes se enteró de lo que pasaba sobre Jesús y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado de entre los muertos; otros, en cambio, que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Herodes se decía: A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es este de quién oigo semejantes cosas?. Y tenía ganas de verlo.

Eclesiastés 1, 2-11; Salmo 89, 3-6.12-14.17 . Lucas 9, 7-9

Lectura diaria de la Biblia

24 de Septiembre, 2020

24 de septiembre 2020 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: No se puede conocer a Jesús sin tener problemas. El catecismo no es suficiente: a Jesús es necesario conocerle en el diálogo con Él. Si tienes un problema, vas por el camino que te lleva a conocer a Jesús: a Jesús es necesario conocerle en el diálogo con Él. Hablando con Él, en la oración, de rodillas. Otro camino para conocer a Jesús es el seguimiento, andar con Él, caminar con Él, recorrer sus caminos; se conoce a Jesús con el lenguaje de la acción. Si tú conoces a Jesús con los leguajes de la mente, del corazón, de la acción, entonces puedes decir que conoces a Jesús, que comporta la implicación personal. No se puede conocer a Jesús sin involucrarse con Él, sin apostar la vida por Él. Hay que leer lo que la Iglesia te dice de Él, hablar con Él en la oración y andar por su camino con Él (26-9-2013).

El tetrarca Herodes se enteró de lo que pasaba sobre Jesús y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado de entre los muertos; otros, en cambio, que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Herodes se decía: A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es este de quién oigo semejantes cosas?. Y tenía ganas de verlo.

Eclesiastés 1, 2-11; Salmo 89, 3-6.12-14.17 . Lucas 9, 7-9

Lectura diaria de la Biblia

22 de Septiembre, 2020

23 de septiembre 2020 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: A nuestro pueblo le ofende mucho el corazón cuando ve que los consagrados estamos apegados al dinero. Eso es malo, y realmente no es buen ejemplo que tengan un coche último modelo. Creo que Dios nos pide en este momento mayor simplicidad, a la Iglesia se lo pide. Una vida sencilla, más simple, y más pobre también (25-7-2013).

Habiendo convocado Jesús a los Doce, les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco tengáis dos túnicas cada uno. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si algunos no os reciben, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de vuestros pies, como testimonio contra ellos. Se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la Buena Noticia y curando en todas partes.

Proverbios 30, 5-9; Salmo 118, 29.72.89.101.104.163 . Lucas 9, 1-6

Lectura diaria de la Biblia

22 de Septiembre, 2020

23 de septiembre 2020 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: A nuestro pueblo le ofende mucho el corazón cuando ve que los consagrados estamos apegados al dinero. Eso es malo, y realmente no es buen ejemplo que tengan un coche último modelo. Creo que Dios nos pide en este momento mayor simplicidad, a la Iglesia se lo pide. Una vida sencilla, más simple, y más pobre también (25-7-2013).

Habiendo convocado Jesús a los Doce, les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco tengáis dos túnicas cada uno. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si algunos no os reciben, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de vuestros pies, como testimonio contra ellos. Se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la Buena Noticia y curando en todas partes.

Proverbios 30, 5-9; Salmo 118, 29.72.89.101.104.163 . Lucas 9, 1-6

Lectura diaria de la Biblia

21 de Septiembre, 2020

22 de septiembre 2020 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Mi madre y mis hermanos son estos. En la familia aprendemos a crecer en ese clima de sabiduría de los afectos. Su gramática se aprende allí, de otra manera es muy difícil aprenderla. La invitación a poner los vínculos familiares en el ámbito de la obediencia de la fe y de la alianza con el Señor no los daña; al contrario, los protege, los desvincula del egoísmo, los resguarda de la degradación, los pone a salvo para la vida que no muere. La circulación de un estilo familiar en las relaciones humanas es una bendición para los pueblos: vuelve a traer la esperanza a la tierra. Cuando los afectos familiares se dejan convertir al testimonio del Evangelio, llegan a ser capaces de cosas impensables, que hacen tocar con las manos las obras de Dios (2-9-2015).

Vinieron a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces le avisaron: Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte. Él respondió diciéndoles: Mi madre y mis hermanos son estos: los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen.

Proverbios 21, 1-6.10-13; Salmo 118, 1.27.30.34-35.44 . Lucas 8, 19-21

Lectura diaria de la Biblia

21 de Septiembre, 2020

21 de septiembre 2020 – lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

FIESTA DE SAN MATEO, APÓSTOL Y EVANGELISTA

Papa Francisco: En cuanto Mateo sintió en su corazón la mirada de Jesús, se levantó y le siguió. La mirada de Jesús nos levanta siempre; nos eleva, no nos deja ahí. Cuando Pedro, tras haber renegado de Él, encontró de nuevo la mirada de Jesús que le cambió el corazón y le llevó a orar con tanta amargura… Se corrió la voz y toda la sociedad, pero no la sociedad “limpia”, se sintió invitada a aquel almuerzo en casa de Mateo, porque Jesús les había mirado y esa mirada sobre ellos fue como un soplo sobre las brasas; sintieron que había fuego dentro; Jesús les hacía subir, les devolvía la dignidad, porque la mirada de Jesús siempre nos hace dignos. Todos nos encontraremos ante esa mirada, esa mirada maravillosa. Vayamos adelante en la vida, con la certeza de que Él nos mira y nos espera para mirarnos definitivamente. Y esa última mirada de Jesús sobre nuestra vida será para siempre, será eterna (21-9-2013).

Al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: Sígueme. Él se levantó y lo siguió. Y estando en la casa, sentado a la mesa, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: ¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores? Jesús lo oyó y dijo: No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”: que no he venido a llamar a justos, sino a pecadores.

Efesios 4, 1-7.11-13; Salmo 18, 2-5b . Mateo 9, 9-13

Lectura diaria de la Biblia

20 de Septiembre, 2020

20 de septiembre 2020 – domingo. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: El Evangelio de hoy ofrece la parábola de los jornaleros, que Jesús cuenta para comunicar dos aspectos del Reino de Dios: El primero, que Dios quiere llamar a todos a trabajar para su Reino; el segundo, que al final quiere dar a todos la misma recompensa, es decir, la salvación, la vida eterna. Con esta parábola, Jesús quiere abrir nuestros corazones a la lógica del amor del Padre, que es gratuito y generoso. Se trata de dejarse asombrar y fascinar por los pensamientos y por los caminos de Dios que, “no son nuestros pensamientos y no son nuestros caminos” (Isaías 55,8). Los pensamientos humanos están, a menudo, marcados por egoísmos e intereses personales, y nuestros caminos estrechos y tortuosos no son comparables a los amplios y rectos caminos del Señor. Él usa la misericordia, perdona ampliamente, está lleno de generosidad y de bondad que vierte sobre cada uno de nosotros, abre a todos los territorios de su amor y de su gracia inmensas, que solo pueden dar al corazón humano la plenitud de la alegría (24-9-2017).

Isaías 55, 6-9: Buscad al Señor mientras se deja encontrar, invocadlo mientras está cerca. Que el malvado abandone su camino, y el malhechor sus planes; que se convierta al Señor, y él tendrá piedad; a nuestro Dios, que es rico en perdón. Porque mis planes no son vuestros planes, vuestros caminos no son mis caminos –oráculo del Señor-. Cuanto dista el cielo de la tierra, así distan mis caminos de los vuestros, y mis planes de vuestros planes.

Salmo 144, 2-3.8-9.17-18: Cerca está el Señor de los que lo invocan.

Filipenses 1, 20c-24.27a: Cristo será glorificado en mi cuerpo, por mi vida o por mi muerte. Para mí la vida es Cristo, y el morir una ganancia. Pero, si el vivir esta vida mortal me supone trabajo fructífero no sé qué escoger. Me encuentro en esta alternativa: por un lado, deseo partir para estar con Cristo, que es con mucho lo mejor; pero por otro, quedarme en esta vida, veo que es más necesario para vosotros. Lo importante es que vosotros llevéis una vida digna del evangelio de Cristo.

Mateo 20, 1-16: Dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: “Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido”. Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: “¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?”. Le respondieron: “Nadie nos ha contratado”. Él les dijo: “Id también vosotros a mi viña”. Cuando oscureció, el dueño dijo al capataz: “Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros”. Vinieron los del atardecer, y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar contra el amo: “Estos últimos han trabajado solo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno”. Él replicó a uno de ellos: “Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?”. Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos.

Lectura diaria de la Biblia

19 de Septiembre, 2020

19 de septiembre 2020 – sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Dios invita al hombre a ser parte de su obra creadora y le dice: “¡Cultiva! Te doy las semillas, te doy la tierra, el agua, el sol, te doy tus manos y las de tus hermanos”. Es un regalo, es un don, que Dios nos da para que con Él podamos hacerlo nuestro. Dios no quiere una creación para sí, la creación es un don para ser compartido (7-7-2015).

Dijo Jesús en parábola: Salió el sembrador a sembrar su semilla. Al sembrarla, algo cayó al borde del camino, lo pisaron, y los pájaros del cielo se lo comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso, y, después de brotar, se secó por falta de humedad. Otra parte cayó entre abrojos, y los abrojos, creciendo al mismo tiempo, la ahogaron. Y otra parte cayó en tierra buena y, después de brotar, dio fruto al ciento por uno. Dicho esto, exclamó: El que tenga oídos para oír, que oiga. Entonces le preguntaron los discípulos: ¿Qué significa esa parábola?. Él dijo: El sentido de la parábola es este: La semilla es la palabra de Dios. Los del borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el diablo y se lleva la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los del terreno pedregoso son los que, al oír, reciben la palabra con alegría, pero no tienen raíz; son los que por algún tiempo creen, pero en el momento de la prueba fallan. Lo que cayó entre abrojos son los que han oído, pero, dejándose llevar por los afanes, riquezas y placeres de la vida, se quedan sofocados y no llegan a dar fruto maduro. Los de la tierra buena son los que escuchan la palabra con un corazón noble y generoso, la guardan y dan fruto con perseverancia.

1 Corintios 15, 35-37.42-49; Salmo 55, 10-14 . Lucas 8, 4b-8.11-15