Lectura diaria de la Biblia

15 de Septiembre, 2021

16 de septiembre 2021 jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Dos palabras nos ayudan a entender lo que hizo Jesús ante la pecadora. Primera: tuvo compasión; viéndola, el Señor sintió una gran compasión por ella. El Señor, con su compasión, se había implicado en este caso. Segunda palabra: Jesús se acercó. La compasión lo empujó a acercarse (se dejó tocar). Acercarse es una señal de compasión. Yo puedo ver tantas cosas, pero no acercarme. El Evangelio añade un detalle: Jesús dijo: Tus pecados quedan perdonados (19-9-2017).

Un fariseo (Simón) rogaba a Jesús que fuera a comer con él y, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. En esto, una mujer que había en la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino trayendo un frasco de alabastro lleno de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con las lágrimas, se los enjugaba con los cabellos de su cabeza, los cubría de besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado se dijo: Si este fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que lo está tocando, pues es una pecadora. Jesús respondió y le dijo: Simón, tengo algo que decirte. Él contestó: Dímelo, Maestro. Jesús le dijo: Un prestamista tenía dos deudores: uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de ellos le mostrará más amor?. Respondió Simón y dijo: Supongo que aquel a quien le perdonó más. Le dijo Jesús: Has juzgado rectamente. Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves a esta mujer? He entrado en tu casa, y no me has dado agua para los pies; ella, en cambio, me ha lavado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con sus cabellos. Tú no me diste el beso de paz; ella, en cambio, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con ungüento; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por eso te digo: sus muchos pecados han quedado perdonados, porque ha amado mucho, pero al que poco se le perdona, ama poco. Y a ella le dijo: Han quedado perdonados tus pecados. Los demás convidados empezaron a decir entre sí: ¿Quién es esté, que hasta perdona pecados?. Pero Él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, vete en paz.

1Timoteo 4, 12-16; Salmo 110, 7-10 . Lucas 7, 36-38.41-50

Lectura diaria de la Biblia

14 de Septiembre, 2021

15 de septiembre 2021 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DE LOS DOLORES

Papa Francisco: Evangelio de Juan (19, 25-27): Junto a la cruz, estaba María, la Madre de Jesús. Todos la miraban, tal vez susurrando: ¡Esa es la madre de este delincuente! Y María oía estas cosas, sufría humillaciones terribles: junto a su Hijo, desnudo, tenía un sufrimiento muy grande, pero no huyó, no negó al Hijo, era su carne. Jesús, que había hablado de no dejarnos huérfanos, mira a su madre y nos la da a nosotros como madre: “He aquí a tu madre” No somos huérfanos. María nos da a luz en ese momento con mucho dolor: Con el corazón traspasado, acepta darnos a luz a todos nosotros en ese momento de dolor. Y desde entonces ella se convierte en nuestra madre, se hace cargo de nosotros y no se avergüenza de nosotros (15-9-2016).

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego, dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio.

Hebreos 5, 7-9; Salmo 30, 2-6.15-16.20 . Juan 19, 25-27

Lectura diaria de la Biblia

13 de Septiembre, 2021

14 de septiembre 2021 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

FIESTA DE LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ

Papa Francisco: Hoy la Iglesia nos invita a contemplar la cruz del Señor, la santa cruz, que es el signo del cristiano. La cruz se convierte en signo de victoria. Nuestra victoria es la cruz de Jesús, la victoria frente a nuestro enemigo, la gran serpiente antigua, el gran acusador. Por eso la cruz es signo de victoria para nosotros, en la cruz hemos sido salvados, en ese recorrido que Jesús quiso hacer hasta lo más bajo, pero con la fuerza de la divinidad (14-9-2018).

Dijo Jesús a Nicodemo: Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su Unigénito para todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree el él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios.

Números 21, 4b-9; Salmo 77, 1b-2.34-38 . Juan 3, 13-17

Lectura diaria de la Biblia

12 de Septiembre, 2021

13 de septiembre 2021 – lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: La política es una de las formas más altas de la caridad, porque es servir al bien común. Lo mejor que podemos ofrecer a los gobernantes es la oración. Reza por él, reza por ella, para que pueda gobernar bien, para que ame a su pueblo, para que sea humilde. Un cristiano que no reza por los gobernantes no es buen cristiano. También yo soy responsable de su gobierno y debo hacer lo mejor de mi parte para que ellos gobiernen bien, participando en la política como puedo (16-9-2013). En la primera lectura de hoy, Pablo acentúa “la oración por los reyes y por todos los constituidos en autoridad”. ¿Rezas por los gobernantes, rezas por los políticos, para que puedan llevar a cabo su vocación con dignidad? (16-9-2019).

Cuando Jesús terminó de exponer todas sus enseñanzas al pueblo, entró en Cafarnaún. Un centurión tenía enfermo, a punto de morir, a un criado a quién estimaba mucho. Al oír hablar de Jesús, el centurión le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese a curar a su criado. Ellos, presentándose a Jesús le rogaban encarecidamente: Merece que se lo concedas, porque tiene afecto a nuestra gente y nos ha construido la sinagoga. Jesús se puso en camino con ellos. No estaba lejos de la casa, cuando el centurión le envió unos amigos a decirle: Señor, no te molestes, porque no soy yo digno de que entres bajo mi techo; por eso tampoco me creí digno de venir a ti personalmente. Dilo de palabra, y mi criado quedará sano. Porque también yo soy un hombre sometido a una autoridad y con soldados a mis órdenes, y le digo a uno: “Ve”, y va; al otro: “Ven”, y viene; y a mi criado: “Haz esto”, y lo hace. Al oír esto, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo: Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe. Y al volver a casa, los enviados encontraron al siervo sano.

1Timoteo 2, 1-8; Salmo 27, 2.7-9 . Lucas 7, 1-10

Lectura diaria de la Biblia

12 de Septiembre, 2021

12 de septiembre 2021 – domingo. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: En el pasaje evangélico de hoy vuelve la pregunta que atraviesa todo el Evangelio de Marcos: ¿Quién es Jesús? Antes de interpelar directamente a los Doce, Jesús quiere escuchar de ellos que piensa de él la gente: ¿Quién dice la gente que soy yo?. Pero el Señor quiere que sus discípulos de ayer y de hoy establezcan con él una relación personal, y así lo acojan en el centro de sus vidas. Por esto los exhorta a ponerse con toda la verdad ante sí mismos y les pregunta: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?. Jesús, hoy, nos vuelve a dirigir esta pregunta tan directa y confidencial a cada uno de nosotros: ¿Tú quien dices que soy? ¿Quién soy yo para ti?. Puede sucedernos a nosotros lo mismo que le sucedió a Pedro, y afirmar con entusiasmo: Tú eres el Mesías. Cuando Jesús les dice claramente que su misión se cumple no en el amplio camino del triunfo, sino en el arduo sendero del Siervo sufriente, humillado, rechazado y crucificado, entonces puede sucedernos también a nosotros, como a Pedro, y protestar y revelarnos porque eso contrasta con nuestras expectativas mundanas. En esos momentos, también nosotros nos merecemos el reproche de Jesús. Hermanos y hermanas, la profesión de fe en Jesucristo no puede quedarse en palabras, sino que exige una vida marcada por el amor de Dios, una vida grande, con mucho amor al prójimo. Jesús nos dice que, para seguirle, se necesita negarse a uno mismo, es decir, los pretextos del propio orgullo egoísta, y cargar con la cruz (16-9-2018).

Isaías 50, 5-9a: El Señor Dios me abrió el oído; yo no resistí, ni me eché atrás. Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no escondí el rostro ante ultrajes y salivazos. El Señor Dios me ayudaba, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado. Mi defensor está cerca, ¿quién pleiteará contra mí? Comparezcamos juntos ¿quién me acusará? Que se me acerque. Mirad, el Señor Dios me ayuda: ¿quién me condenará?

Sal 114, 1-9: Caminaré en presencia del Señor en el país de los vivos.

Santiago 2, 14-18: ¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Podrá acaso salvarlo esa fe? Si un hermano o una hermana andan desnudos y faltos del alimento diario, y uno de vosotros les dice: Id en paz, abrigaos y saciaos, pero no le da lo necesario para el cuerpo: ¿de qué sirve? Así es también la fe: si no tiene obras, está muerta por dentro. Pero alguno dirá: Tú tienes fe y yo tengo obras, muéstrame esa fe tuya sin las obras, y yo con mis obras te mostraré la fe.

Marcos 8, 27-35: Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Filipo; por el camino preguntó a sus discípulos: ¿Quién dice la gente que soy yo?. Ellos le contestaron: Unos, Juan Bautista; otros, Elías, y otros, uno de los profetas. Él les preguntó: Y vosotros, ¿quién decís que soy?. Tomando la palabra Pedro le dijo: Tú eres el Mesías. Y les conminó a que no hablaran a nadie acerca de esto. Y empezó a instruirlos: El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser reprobado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días. Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevo aparte y se puso a increparlo. Pero él se volvió, y mirando a los discípulos increpó a Pedro: ¡Ponte detrás de mí, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!. Y llamando a la gente y a sus discípulos les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue así mismo, tome su cruz y me siga. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará. Pues ¿de que le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma?

Lectura diaria de la Biblia

11 de Septiembre, 2021

11 de septiembre 2021 – sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Todos nosotros, para ser maduros, debemos sentir la alegría de la paternidad. También en el caso del celibato sacerdotal, porque paternidad es dar vida a los demás: La paternidad espiritual. Habrahán sentía que el Señor lo quería mucho, que le había prometido muchas cosas, pero percibía dentro de sí ese grito propio de la naturaleza: Yo quiero tener un hijo. A mi me conmueve ver a este hombre de noventa años, con el bastón en la mano, que defiende lo que es suyo: un padre cuando defiende a la familia (26-6-2013).

No hay árbol bueno que dé fruto malo, ni árbol malo que dé fruto bueno; por ello cada árbol se conoce por su fruto; porque no se recogen higos de las zarzas, ni se vendimian racimos de los espinos. El hombre bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque de lo que rebosa del corazón habla la boca. ¿Por qué me llamáis “Señor, Señor”, y no hacéis lo que digo? Todo el que viene a mí, escucha mis palabras y las pone en práctica, os voy a decir a quien se parece: se parece a uno que edificaba una casa: cavó, ahondó y puso los cimientos sobre roca; vino una crecida, arremetió el río contra aquella casa, y no pudo derribarla, porque estaba sólidamente construida. El que escucha y no pone en práctica se parece a uno que edificó una casa sobre tierra, sin cimientos; arremetió contra ella el río, y en seguida se derrumbó desplomándose, y fue grande la ruina de aquella casa.

1Timoteo 1, 15-17; Salmo 112, 1-7 . Lucas 6, 43-49

Lectura diaria de la Biblia

9 de Septiembre, 2021

10 de septiembre 2021 – viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Jesús nos dice: “Por favor, no miréis la paja en los ojos ajenos: mirad lo que tenéis en vuestro corazón”. Habla mal de ti mismo, acúsate a ti mismo, recordando tus pecados, recordando de donde te eligió el Señor. Has sido elegido, te tomó de la mano y te trajo aquí. Cuando el Señor te eligió no hizo las cosas a medias: Te eligió para algo grande, siempre (23-9-2018).

Dijo Jesús a los discípulos una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? No está el discípulo sobre su maestro, si bien, cuando termine su aprendizaje, será como su maestro. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Hermano, déjame que te saque la mota del ojo”, sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano.

1Timoteo 1, 1-2.12-14; Salmo 15, 1b-2a.5.7-8.11 . Lucas 6, 39-42

Lectura diaria de la Biblia

8 de Septiembre, 2021

9 de septiembre 2021 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Se abre de par en par, para todos, la puerta de la divina misericordia, el amor como fuerza de purificación de las conciencias, fuerza de renovación de las relaciones sociales, fuerza de proyección para una economía distinta, que pone en el centro a la persona, el trabajo, la familia, en lugar del dinero y el beneficio. Este camino es la senda buena para todos, es la senda que nos acerca a la justicia y a la paz. Nos encomendamos a la misericordia de Dios, y nos comprometemos, con su gracia, a realizar frutos de conversión y obras de misericordia (5-7-2014).

Dijo Jesús a sus discípulos: A vosotros los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os calumnian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, no le impidas que tome también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores hacen lo mismo. Y si prestáis a aquellos de los que esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. Por el contrario, amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; será grande vuestra recompensa y seréis hijos del Altísimo, porque él es bueno con los malvados y desagradecidos. Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso; no juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante, pues con la medida con que midiereis se os medirá a vosotros.

Colosenses 3, 12-17; Salmo 150, 1b-6a . Lucas 6, 27-38

Lectura diaria de la Biblia

7 de Septiembre, 2021

8 de septiembre 2021 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

FIESTA DE LA NATIVIDAD DE MARÍA

Papa Francisco: La palabra paz aparece en la oración al inicio de la misa. Y está también en la primera lectura del libro del profeta Miqueas (5, 1-4). Todos nosotros, también el mundo entero, necesitamos la paz. Pedimos la paz porque la paz es un don; un don que nos da el Señor. Pero también pedimos crecer en la paz: es un don que tiene su camino de vida, su camino de historia; un don que cada uno de nosotros debe tomar y trabajar para ayudarle a crecer. Hoy, el día de la Natividad de la Virgen, pedimos crecer en la paz y en la unidad, porque donde está la paz hay unidad. La paz es un don que se trabaja cada día de manera artesanal, se hace en lo pequeño para llegar a lo grande (8-9-2016).

La generación de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por medio del profeta: Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”.

Miqueas 5, 1-4a; Salmo 12, 6abc . Mateo 1, 18-23

Lectura diaria de la Biblia

7 de Septiembre, 2021

7 de septiembre 2021 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Toca el corazón la sencillez, también la transparencia, con la cual Lucas nos cuenta la elección de los apóstoles, los primeros obispos (Lucas 6, 12-19). Son tres cosas las que conmueven de la actitud de Jesús. Sobre todo, que Jesús reza: Jesús se fue al monte a rezar y pasó toda la noche rezando a Dios. La segunda actitud es que Jesús elige: es el quien elige a los obispos. Y, tercero, Jesús baja con ellos a un lugar llano y encuentra al pueblo: en medio del pueblo. Precisamente estas son las tres dimensiones del oficio episcopal: rezar, ser elegido y estar con el pueblo. En estos tiempos, en los que parece que el Gran Acusador se haya soltado y la haya tomado con los obispos –todos somos pecadores- recemos hoy por nuestros obispos: por mí y por todos los obispos del mundo (11-9-2018).

Jesús salió al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce a los que también nombró apóstoles: Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano; Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Simón, llamado el Celote; Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor. Después de bajar con ellos, se paró en una llanura, con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y toda la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

Colosenses 2, 6-15; Salmo 144, 1bc-2.8-11 . Lucas 6, 12-19