Archivo de Septiembre de 2017

Lectura diaria de la Biblia

Sábado, 30 de Septiembre de 2017

30 de septiembre 2017 – Sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Todos estaban admirados por todas las cosas que hacía. Era el líder de ese momento. Toda Judea, galilea y Samaría hablaba de Él. Y Jesús, tal vez en el momento en el que los discípulos se alegraban de ello, les dijo: Fijaos bien en la mente estas palabras: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres. Jesús no podía engañarse. Él sabía. Y era tanto el miedo, que aquella tarde del jueves sudó sangre. Padre aleja de mí este cáliz; pero que se cumpla tu voluntad y esta es la diferencia. La cruz nos da miedo. Pero no hay redención sin derramamiento de sangre. No hay trabajo apostólico fecundo sin la cruz. Y se puede tal vez pensar: ¿a mí qué me sucederá? ¿Cómo será mi cruz? No lo sabemos, pero estará y debemos pedir la gracia de no huir de la cruz cuando llegue. Cierto, nos da miedo, pero el seguimiento de Jesús acaba precisamente allí (S.M. 28-9-2013?.

Entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos: Meteos bien en los oídos estas palabras: el Hijo del hombre va a entregado en manos de los hombres. Pero ellos no entendían este mensaje; les resultaba tan oscuro que no captaban el sentido. Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto.

Zac 2, 5-9.14-15a; Sal Jer 31, 10-13 . Lucas 9, 43b-45

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 28 de Septiembre de 2017

29 de septiembre 2017 – viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

FIESTA DE LOS SANTOS ARCÁNGELES MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL

Papa Francisco: En la plegaria eucarística IV hay una frase que nos hace reflexionar. Decimos al Señor: “Cuando, por su desobediencia, el hombre perdió tu amistad, no lo abandonaste”. Pensemos cuando Adán fue expulsado del paraíso: el Señor no dijo:”¡Arréglate como puedas!”, no lo dejó solo. Dios no lo abandonó: caminó con su pueblo, caminó con ese hombre que había perdido la amistad con Él: el corazón de Dios es un corazón de padre y nunca abandona a sus hijos. Dios siempre envió ayudas: en este caso se habla de la ayuda de los ángeles. Pedimos la gracia de que en el camino de la vida seamos sostenidos por su ayuda para luego gozar, con ellos, en el cielo (S.M. 2-10-2015).

Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño. Natanael le contesta: ¿De qué me conoces?. Jesús le responde: Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Natanael respondió: Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel. Jesús le contestó: ¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores. Y le añadió. En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.

Dan 7, 9-10.13-14; Sal 137, 1-8 . Juan 1, 47-51

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 27 de Septiembre de 2017

28 de septiembre 2017 – Jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Herodes se interroga sobre quien es Jesús: “Quien es este? ¿De dónde viene? No se puede conocer a Jesús sin tener problemas. Si quieres tener un problema, ve por el camino que te lleva a conocer a Jesús. El Catecismo nos enseña muchas cosas de Jesús y debemos estudiarlo. Así aprenderemos que el Hijo de Dios vino para salvarnos y comprenderemos por la belleza de la historia de la salvación el amor del Padre. Otro camino es el seguimiento, andar con Jesús, caminar con Él, recorrer sus caminos. No se puede conocer a Jesús sin involucrarse con Él, sin apostar la vida por Él: leer lo que la Iglesia te dice de Él, hablar con Él en la oración y andar por su camino con Él (S.M. 26-9-2013).

El tetrarca Herodes se enteró de lo que pasaba sobre Jesús y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado de entre los muertos, otros, en cambio, que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Herodes se decía: A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es este de quién oigo semejantes cosas?. Y tenía ganas de verlo.

Ag 1, 1-8; Sal 149, 1-6.9 . Lucas 9, 7-9

Lectura diaria de la Biblia

Martes, 26 de Septiembre de 2017

27 de septiembre 2017 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Gratis lo habéis recibido, dadlo gratis (Mt 10,8), dice Jesús. En estas palabras está el secreto de la evangelización, que es comunicar el Evangelio en el estilo del Evangelio, que es la gratuidad: gratuidad sin negocios. Gratuidad. La alegría del don recibido por puro amor se comunica con amor. Gratuidad y amor. Solo quien ha experimentado esa alegría la puede comunicar; es más, no puede dejar de comunicarla (27-11-2014).

Habiendo convocado Jesús a los Doce, les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco tengáis dos túnicas cada uno. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si algunos no os reciben, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de vuestros pies, como testimonio contra ellos. Se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la Buena Noticia y curando en todas partes.

Esd 9, 5-9; Sal Tob 13, 2-4.6 . Lucas 9, 1-6

Lectura diaria de la Biblia

Martes, 26 de Septiembre de 2017

26 de septiembre 2017 – Martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Los vínculos familiares, en el seno de la experiencia de la fe y del amor de Dios, se transforman, se llenan de un sentido más grande y llegan a ser capaces de ir más allá de sí mismos, para crear una paternidad y una maternidad más amplias, y para acoger como hermanos y hermanas también a los que están al margen de todo vínculo. Un día, en respuesta a quien le dijo que fuera estaban su madre y sus hermanos que lo buscaban, Jesús indicó a sus discípulos: “Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ese es mi hermano, y mi hermana y mi madre” (2-9-2015).

Vinieron a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces le avisaron: Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte. Él respondió diciéndoles: Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen.

Esd 6, 7-8.12b.14-20; Sal 121, 1-5; Lucas 8, 19-21

Lectura diaria de la Biblia

Domingo, 24 de Septiembre de 2017

25 de septiembre 2017 – Lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Jesús dice a sus discípulos: Vosotros sois la sal de la tierra… Vosotros sois la luz del mundo (Mt 5, 13.14). Esto nos maravilla un poco si pensamos en quienes tenía Jesús delante cuando decía estas palabras. ¿Quiénes eran esos discípulos? Eran pescadores, gente sencilla… pero Jesús les mira con los ojos de Dios, y su afirmación se comprende precisamente como consecuencia de las Bienaventuranzas. Él quiere decir: si sois pobres de espíritu, si sois mansos, si sois puros de corazón, si sois misericordiosos… seréis la sal de la tierra y la luz del mundo (9-2-2014).

Dijo Jesús al gentío: Nadie que ha encendido una lámpara, la tapa con una vasija o la mete debajo de la cama; sino que la pone en el candelero para que los que entren vean la luz. Pues nada hay oculto que no llegue a descubrirse, ni nada secreto que no llegue a saberse y hacerse público. Mirad, pues, como oís, pues: al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener.

Esd 1, 1-6; Sal 125, 1-6 . Lucas 8, 16-18

Lectura diaria de la Biblia

Domingo, 24 de Septiembre de 2017

24 de septiembre 2017 – Domingo. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Jesús no desprecia la Ley sino que valora al hombre, para el cual Dios ha inspirado la Ley. En efecto, Jesús libra a los sanos de la tentación del hermano mayor y del peso de la envidia y de la murmuración de los trabajadores que han soportado el peso de la jornada y el calor (cf. Mt 20, 1-16). En consecuencia: la caridad no puede ser neutra, aséptica, indiferente, tibia o imparcial. La caridad contagia, apasiona, arriesga y compromete. Porque la caridad verdadera siempre es inmerecida, incondicional y gratuita (15-2-2015).

Isaías 55, 6-9: Buscad al Señor mientras se le encuentra, invocadlo mientras está cerca; que el malvado abandone su camino, y el criminal sus planes; que regrese al Señor, y él tendrá piedad; a nuestro Dios, que es rico en perdón. Mis planes no son vuestros planes, vuestros caminos no son mis caminos –oráculo del Señor-. Como el cielo es más alto que la tierra, mis caminos son más altos que los vuestros, mis planes, que vuestros planes.

Salmo 144, 2-3.8-9.17-18: Cerca está el Señor de los que lo invocan.

Filipenses 1, 20c-24.27a: Cristo será glorificado en mi cuerpo, sea por mi vida o por mi muerte. Para mí la vida es Cristo, y una ganancia el morir. Pero si el vivir esta vida mortal me supone trabajo fructífero no se que escoger. Me encuentro en esta alternativa: por un lado deseo partir para estar con Cristo, que es con mucho lo mejor; pero por otro, quedarme en esta vida, veo que es más necesario para vosotros. Lo importante es que vosotros llevéis una vida digna del evangelio de Cristo.

Mateo 20, 1-16: Dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido. Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: “¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?”. Le respondieron: “Nadie nos ha contratado”. Él les dijo: “Id también vosotros a mi viña”. Cuando oscureció, el dueño dijo al capataz: “Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros”. Vinieron los del atardecer, y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar contra el amo: “Estos últimos han trabajado sólo una hora y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno”. Él replicó a uno de ellos: “Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?”. Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos.

Lectura diaria de la Biblia

Sábado, 23 de Septiembre de 2017

23 de septiembre 2017 – sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Jesús no buscaba doctorear. Por el contrario, quiere llegar al corazón del hombre, a su inteligencia, a su vida, para que esta dé fruto. La parábola del sembrador nos habla de cultivar. Nos muestra los tipos de tierra, los tipos de siembra, los tipos de fruto y la relación que entre ellos se genera. Y ya desde el Génesis, Dios le susurra al hombre esta invitación: cultivar y cuidar. No solo estamos invitados a ser parte de la obra creadora cultivándola, haciéndola crecer, desarrollándola, sino que estamos también invitados a cuidarla, protegerla, custodiarla (7-7-2015).

Habiéndose una gran muchedumbre y gente que salía de toda la ciudad, dijo Jesús esta parábola: Salió el sembrador a sembrar su semilla. Al sembrarla, algo cayó al borde del camino, lo pisaron, y los pájaros del cielo se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso y, al crecer, se secó por falta de humedad. Otro poco cayó entre abrojos, y los abrojos, creciendo al mismo tiempo, lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y, después de brotar, dio fruto al ciento por uno. Dicho esto, exclamó: El que tenga oídos para oír, que oiga. Entonces le preguntaron los discípulos qué significa esa parábola. Él dijo: A vosotros se os ha otorgado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los demás, en parábolas, “para que viendo no vean y oyendo no entiendan”. El sentido de la parábola es este: La semilla es la palabra de Dios. Los del borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el diablo y se lleva la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los del terreno pedregoso son los que, al oír, reciben la palabra con alegría, pero no tienen raíz; son los que por algún tiempo creen, pero en el momento de la prueba fallan. Lo que cayó entre abrojos son los que han oído, pero, dejándose llevar por los afanes, riquezas y placeres de la vida, se quedan sofocados y no llegan a dar fruto maduro. Los de la tierra buena son los que escuchan la palabra con un corazón noble y generoso, la guardan y dan fruto con perseverancia.

1Tim 6, 13-16; Sal 99, 2-5 . Lucas 8, 4-15

Lectura diaria de la Biblia

Viernes, 22 de Septiembre de 2017

22 de septiembre 2017 – Viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Ver, tener compasión, enseñar. Los podemos llamar los verbos del Pastor. El primero y el segundo, ver y tener compasión, están siempre asociados con la actitud de Jesús: su mirada, en efecto, no es la mirada de un sociólogo o de un reportero gráfico, porque Él mira siempre con los ojos del corazón. Estos dos verbos, ver y tener compasión, configuran a Jesús como buen Pastor. Incluso su compasión, no es solamente un sentimiento humano, sino que es la conmoción del Mesías en quien se hizo carne la ternura de Dios. Y de esta compasión nace el deseo de Jesús de alimentar a la multitud con el pan de su Palabra, es decir, enseñar la Palabra de Dios a la gente. Jesús ve, Jesús tiene compasión, Jesús nos enseña. ¡Es hermoso esto! (19-7-2015).

Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, proclamando y anunciando la buena Noticia del reino de Dios, acompañado por los Doce, y por algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malos y de enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, administrador de Herodes; Susana y otras muchas que le seguían con sus bienes.

1Tim 6, 2c-12; Sal 48, 6-10.17-20 . Lucas 8, 1-3

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 21 de Septiembre de 2017

21 de septiembre 2017 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Él sana nuestras heridas, perdona nuestros pecados y nos llama, como a san Mateo (cf. Mc 2, 14), para que seamos sus discípulos. Lo bendecimos por su amor, su misericordia y su compasión (17-1-2015). Mateo era un buen comerciante. Además, traicionaba a su patria porque le cobraba los impuestos a los judíos para regalárselos a los romanos. Estaba lleno de plata y cobraba los impuestos. Pasa Jesús, lo mira y le dice: “Ven, sígueme”. No lo podía creer. Jesús lo llama. Los que estaban con él dicen: ¿A este, que es un traidor, un sinvergüenza?. Y él se agarra al dinero y no lo quiere dejar. Pero la sorpresa de ser amado lo vence y sigue a Jesús (18-1-2015).

Al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: Sígueme. Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la casa, sentado a la mesa, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: ¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores? Jesús lo oyó y dijo: No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

Ef 4, 1-7.11-13; Sal 18, 2-5 . Mateo 9, 9-13