Archivo de Septiembre de 2016

Lectura diaria de la Biblia

Viernes, 30 de Septiembre de 2016

30 de Septiembre 2016 – Viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco; Quien a vosotros rechaza a mí me rechaza… En algunas ocasiones sucede que escuchamos a alguien decir: “Yo creo en Dios, creo en Jesús, pero la Iglesia no me interesa…”. Hay quien considera que puede tener una relación personal directa, inmediata con Jesucristo fuera de la comunión y de la meditación de la Iglesia. Son, como decía el gran Pablo VI, dicotomía absurda. Es verdad que caminar juntos es comprometedor, y a veces puede resultar fatigoso. Pero el Señor ha confiado su mensaje de salvación a personas humanas, a todos nosotros, a testigos; y es en nuestros hermanos, con sus dones y sus límites, donde Él viene a nuestro encuentro y se hace reconocer. Y esto significa pertenecer a la Iglesia. Recordadlo bien: Ser cristiano significa pertenencia a la Iglesia. El nombre es “cristiano, el apellido es pertenencia a la Iglesia”.

Dijo Jesús: ¡Ay de ti, Corozaín; ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidas de sayal y sentadas en la ceniza. Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.

Job 38, 1.12-21; 40, 3-5; Salmo 138, 1-3.7-14 . Lucas 10, 13-16

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 29 de Septiembre de 2016

29 de Septiembre 2016 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

FIESTA DE LOS SANTOS ARCÁNGELES MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL

Papa Francisco: Miguel -que significa: ¿Quién es como Dios?- Es el modelo del primado de Dios, de su trascendencia y poder. Miguel lucha por restablecer la justicia divina; defiende al pueblo de Dios de sus enemigos y sobre todo del enemigo por excelencia, el diablo. En el camino y en las pruebas de la vida no estamos solos, estamos acompañados y sostenidos por los ángeles de Dios, que ofrecen, por decirlo así, sus alas para ayudarnos a superar tantos peligros, para poder volar alto respecto a las realidades que pueden hacer pesada nuestra vida o arrastrarnos hasta abajo.

Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño. Natanael le contesta: ¿De qué me conoces?. Jesús le responde: Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Natanael respondió: Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel. Jesús le contestó: ¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores. Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.

Daniel 7, 9-10.13-14; Salmo 137, 1-8 . Juan 1, 47-51

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 28 de Septiembre de 2016

28 de Septiembre 2016 – Miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: (Te seguiré adonde vayas). Dos discípulos de Juan el Bautista siguen al Maestro, y luego, a su vez, se convierten en mediadores que permiten a otros encontrar al Señor, conocerle y seguirle. Hay tres momentos en este relato. En primer lugar está la escucha. Los dos discípulos escucharon el testimonio del Bautista. El segundo momento es el encuentro. Los dos discípulos encuentran al Maestro y permanecen con Él. El último rasgo del relato es caminar. Los dos discípulos caminan hacia Jesús y luego hacen un tramo del camino junto a Él. Es una enseñanza importante para todos nosotros. La fe es un camino con Jesús.

Mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, le dijo uno: Te seguiré adonde vayas. Jesús le respondió: Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza. A otro le dijo: Sígueme. Él respondió: Déjame primero ir a enterrar a mi padre. Le contestó: Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios. Otro le dijo: Te seguiré, Señor, pero déjame primero despedirme de mi familia. Jesús le contestó: El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.

Job 9, 1-12.14-16; Salmo 87, 10-15 . Lucas 9, 57-62

Lectura diaria de la Biblia

Martes, 27 de Septiembre de 2016

27 de Septiembre 2016 – Martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Jesús reprocha a los apóstoles Santiago y Juan porque querían que bajara fuego del cielo sobre quienes no habían querido recibirle en una aldea de samaritanos. Y tal vez en su imagen estaba el arquetipo del fuego que bajó sobre Sodoma y Gomorra y destruyó todo. Los dos apóstoles sentían que cerrar la puerta a Jesús era una gran ofensa: Estas personas debían ser castigadas. Pero el Señor se giró y les reprochó: “Este no es nuestro espíritu”. El Señor va siempre adelante, nos hace conocer como es el camino del cristiano. No es, en este caso, un camino de venganza. El espíritu cristiano es otra cosa, dice el Señor. Es el espíritu que Él nos hará ver en el momento más fuerte de su vida, la pasión: espíritu de humildad, espíritu de mansedumbre.

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén. Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?. Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea.

Job 3, 1-3.11-17.20-23; Salmo 87, 2-8 . Lucas 9, 51-56

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 26 de Septiembre de 2016

26 de Septiembre 2016 – Lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Padre Santo, guárdalos en tu nombre, a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros (Jn 17, 11). Esta unidad era ya amenazada cuando Jesús estaba aún entre los suyos: en el Evangelio, en efecto, se recuerda que los apóstoles discutían entre ellos sobre quién era el más grande, el más importante (cf. Lc 9, 46). El Señor, sin embargo, insistió mucho en la unidad en el nombre del Padre, haciéndonos entender que nuestro anuncio y nuestro testimonio serán tanto más creíbles cuanto más nosotros primero seamos capaces de vivir en comunión y amarnos.

Los discípulos se pusieron a discutir quien era el más importante. Jesús, adivinando lo que pensaban, tomó de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante. Juan tomó la palabra y dijo: Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir. Jesús le respondió: No se lo impidáis, el que no está contra vosotros está a favor vuestro.

Job 1, 6-22; Salmo 16, 1-3.6-7 . Lucas 9, 46-50

Lectura diaria de la Biblia

Domingo, 25 de Septiembre de 2016

25 de Septiembre 2016 – Domingo. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: ¡El dinero debe servir y no gobernar! El papa ama a todos, ricos y pobres; pero el papa tiene la obligación, en nombre de Cristo, de recordar que los ricos deben ayudar a los pobres, respetarlos, promocionarlos. El papa exhorta a la solidaridad desinteresada y a una vuelta de la economía y las finanzas a la ética en favor del hombre.

Amós 6, 1a.4-7: Así dice el Señor todopoderoso: Ay de los que se fían de Sión, confían en el monte de Samaria. Os acostáis en lechos de marfil, tumbados sobre las camas, coméis los carneros del rebaño y las terneras del establo; canturreáis al son del arpa, inventáis, como David, instrumentos musicales, bebéis vinos generosos, os ungís con los mejores perfumes, y no os doléis de los desastres de José. Por eso irán al destierro, a la cabeza de los cautivos. Se acabó la orgía de los disolutos.

Salmo 145, 7-10: Alaba, alma mía, al Señor.

1Timoteo 6, 11-16: Hombre de Dios, practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la delicadeza. Combate el buen combate de la fe. Conquista la vida eterna a la que fuiste llamado, y de la que hiciste noble profesión ante muchos testigos. En presencia de Dios que da la vida al universo y de Cristo Jesús que dio testimonio ante Poncio Pilato: te insisto en que guardes el mandamiento sin mancha ni reproche, hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo, que en tiempo oportuno mostrará el bienaventurado y único soberano, Rey de los reyes y Señor de los señores, el único poseedor de la inmortalidad, que habita en una luz inaccesible a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A él honor e imperio eterno. Amén.

Lucas 16, 19-31: Dijo Jesús a los fariseos: Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas y con gana de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico, pero nadie se lo daba. Y hasta los perros se le acercaban a lamerle las llagas. Sucedió que se murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abrahán. Se murió también el rico y lo enterraron y estando en el infierno, en medio de los tomentos, levantando los ojos, vio de lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno, y gritó: “Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan esta llamas”. Pero Abrahán le contestó: “Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida y Lázaro a su vez males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces. Y además entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que no puedan cruzar, aunque quieran desde aquí hacia vosotros, ni puedan pasar de ahí hasta nosotros”. El rico insistió: “Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que, con su testimonio, evites que vengan también ellos a este lugar de tormento”. Abrahán le dice: “Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen”. El rico contestó: “No, padre Abrahán. Pero si un muerto va a verlos, se arrepentirán”. Abrahán le dijo: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto”.

Lectura diaria de la Biblia

Sábado, 24 de Septiembre de 2016

24 de Septiembre 2016 – Sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: En el momento del triunfo, Jesús anuncia en cierto modo su pasión. Los discípulos no comprendieron estas palabras; seguían siendo para ellos tan misteriosas que no captaban el sentido. Y no pidieron explicaciones. El Evangelio dice: tenían miedo de interrogarle sobre esto. Mejor no hablar de ello. Mejor no comprender la verdad. Tenían miedo a la cruz. En verdad, también Jesús le tenía miedo; pero Él no podía engañarse. La cruz nos da miedo. Esto es también lo que sucede cuando nos comprometemos en el testimonio del Evangelio, en el seguimiento de Jesús. Cada uno de nosotros puede tal vez pensar: ¿A mí qué me sucederá? ¿Cómo será mi cruz? No lo sabemos, pero estará y debemos pedir la gracia de no huir cuando llegue. Cierto, nos da miedo, pero el seguimiento de Jesús acaba precisamente ahí.

Entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos: Meteos bien esto en la cabeza: al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres. Pero ellos no entendían este lenguaje; les resultaba tan oscuro que no captaban el sentido. Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto.

Eclesiastés 11, 9-12, 8; Salmo 89, 3-6.12-14.17 . Lucas 9, 43b-45

Lectura diaria de la Biblia

Viernes, 23 de Septiembre de 2016

23 de Septiembre 2016 – Viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Mucha gente piensa que Jesús es un gran profeta, un maestro de sabiduría, un modelo de justicia… Y también hoy Jesús pregunta a sus discípulos, es decir a todos nosotros: Y vosotros, ¿quién que soy yo?. ¿Qué responderemos? Pensemos en ello. Pero sobre todo recemos a Dios Padre, por intercesión de la Virgen María; pidámosle que nos dé la gracia de responder con corazón sincero: Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo. Esta es una confesión de fe, este es precisamente el credo. Repitámoslo juntos tres veces: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo.

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: ¿Quién dice la gente que soy yo?. Ellos contestaron: Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Él les preguntó: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?. Pedro tomó la palabra y dijo: El Mesías de Dios. Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.

Eclesiastés 3, 1-11; Salmo 143, 1-4 . Lucas 9, 18-22

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 22 de Septiembre de 2016

22 de Septiembre 2016 – Jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: (A Juan lo mandé decapitar yo). La misericordia es la verdadera fuerza que puede salvar al hombre y al mundo del cáncer que es el pecado, el mal moral, el mal espiritual. Sólo el amor llena los vacios, las vorágines negativas que el mal abre en el corazón y en la historia. Sólo el amor puede hacer esto, y esta es la alegría de Dios. Jesús es todo misericordia, Jesús es todo amor: es Dios hecho hombre. Cada uno de nosotros es esa oveja perdida, esa moneda perdida. Y su corazón está en fiesta por cada hijo que regresa. Dios tiene esta alegría, cuando uno de nosotros pecadores va a Él y pide su perdón. Que cada uno piense en una persona con la que no estamos bien, con la que estamos enfadados, a la que no queremos. Pensemos en esa persona y en silencio, en este momento, oremos por esta persona y seamos misericordiosos con esta persona.

El virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Herodes se decía: A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es este de quién oigo semejantes cosas?. Y tenía ganas de ver a Jesús.

Eclesiastés 1, 2-11; Salmo 89, 3-6.12-14.17 . Lucas 9, 7-9

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 21 de Septiembre de 2016

21 de Septiembre 2016 – Lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Pensad en aquella cháchara después de la vocación de Mateo: ¡Pero este va con los pecadores! (cf. Mc 2, 16). Y él ha venido para nosotros, cuando reconocemos que somos pecadores. Pero si somos como aquel fariseo ante el altar – Te doy gracias, porque no soy como los demás hombres, ni tampoco como ese que está en la puerta, como ese publicano (cf. Lc 18, 11-12)-, no conocemos el corazón del Señor, y nunca tendremos la alegría de sentir esta misericordia. No es fácil encomendarse a la misericordia de Dios, porque eso es un abismo incomprensible. Pero hay que hacerlo. Ay, Padre, si usted conociera mi vida, no me hablaría así. ¿Por qué, qué has hecho?. ¡Ay Padre!, las he hecho gordas. ¡Mejor! Acude a Jesús.

Vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: Sígueme. Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: ¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores? Jesús lo oyó y dijo: No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

Efesios 4, 1-7.11-13; Salmo 18, 2-5 , Mateo 9, 9-13