Archivo de Septiembre de 2013

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 30 de Septiembre de 2013

30 de Septiembre 2013 – Lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Mundo: Antes de recibir el Espíritu Santo, los discípulos de Cristo tenían los criterios del mundo: ser grandes, importantes, aplaudidos.

Fe: Jesús enseña: El  que acoge a un en mi nombre me acoge a mí; el más pequeño entre vosotros es el más importante.

Los discípulos se pusieron a discutir quien era el más importante. Jesús, adivinando lo que pensaban, tomó de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante. Juan tomó la palabra y dijo: Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir. Jesús le respondió: No se lo impidáis, el que no está contra vosotros está a favor vuestro.

Zac 8, 1-8; Sal 101, 16-23.29 . Lucas 9, 46-50 

Lectura diaria de la Biblia

Domingo, 29 de Septiembre de 2013

29 de Septiembre 2013 – Domingo. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Mundo: Quien rechaza a Cristo desprecia a sus predilectos, los pobres, viste ropas de marca y organiza grandes banquetes, de los que no da ni las migajas al pobre cubierto de llagas. La fe y el amor cristiano marcan otras pautes de atención y asistencia a los necesitados.

Fe: Esta vida es una preparación para la otra: con la muerte termina el tiempo de merecer. El amor a Dios se manifiesta en amor a los marginados de la sociedad.

Am 6, 1a.4-7: Así dice el Señor todopoderoso: Ay de los que se fían de Sión, confían en el monte de Samaria. Os acostáis en lechos de marfil, tumbados sobre las camas, coméis los carneros del rebaño y las terneras del establo; canturreáis al son del arpa, inventáis, como David, instrumentos musicales, bebéis vinos generosos, os ungís con los mejores perfumes, y no os doléis de los desastres de José. Por eso irán al destierro, a la cabeza de los cautivos. Se acabó la orgía de los disolutos.  

Sal 145, 7-10: Alaba, alma mía, al Señor.

1Tim 6, 11-16: Hombre de Dios, practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la delicadeza. Combate el buen combate de la fe. Conquista la vida eterna a la que fuiste llamado, y de la que hiciste noble profesión ante muchos testigos. En presencia de Dios que da la vida al universo y de Cristo Jesús que dio testimonio ante Poncio Pilato: te insisto en que guardes el mandamiento sin mancha ni reproche, hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo, que en tiempo oportuno mostrará el bienaventurado y único soberano, Rey de los reyes y Señor de los señores, el único poseedor de la inmortalidad, que habita en una luz inaccesible a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A él honor e imperio eterno. Amén.  

Lucas 16, 19-31: Dijo Jesús a los fariseos: Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas y con gana de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico, pero nadie se lo daba. Y hasta los perros se le acercaban a lamerle las llagas. Sucedió que se murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abrahán. Se murió también el rico y lo enterraron y estando en el infierno, en medio de los tomentos, levantando los ojos, vio de lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno, y gritó: “Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan esta llamas”. Pero Abrahán le contestó: “Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida y Lázaro a su vez males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces. Y además entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que no puedan cruzar, aunque quieran desde aquí hacia vosotros, ni puedan pasar de ahí hasta nosotros”. El rico insistió: “Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que, con su testimonio, evites que vengan también ellos a este lugar de tormento”. Abrahán le dice: “Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen”. El rico contestó: “No, padre Abrahán. Pero si un muerto va a verlos, se arrepentirán”. Abrahán le dijo: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto”.

Lectura diaria de la Biblia

Sábado, 28 de Septiembre de 2013

28 de Septiembre 2013 – Sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Mundo: Al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres. Unos mataron a Cristo. Todos están llamados a gozar de los frutos liberadores de su muerte en la cruz.

Fe: El cristiano entiende el lenguaje de Jesús: vino a morir para que el hombre tenga vida. Su amor no tiene límites, y es el signo distintivo de sus discípulos.

Entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos: Meteos bien esto en la cabeza: al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres. Pero ellos no entendían este lenguaje; les resultaba tan oscuro que no captaban el sentido. Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto.

Zac 2, 5-9.14-15a; Sal Jer 31, 10-13 . Lucas 9, 43b-45

Lectura diaria de la Biblia

Viernes, 27 de Septiembre de 2013

27 de Septiembre 2013 – Viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Mundo: ¿Quién dice el mundo que es Cristo? Quizá, un personaje histórico que al final fracasó. ¡Un fracaso que puede sostenerse firme más de veinte siglos!

Fe: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? El Mesías de Dios, el Salvador del mundo.

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: ¿Quién dice la gente que soy yo?. Ellos contestaron: Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Él les preguntó: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?. Pedro tomó la palabra y dijo: El Mesías de Dios. Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.

Ag 1, 15b-2, 9; Sal 42, 1-4 . Lucas 9, 18-22 

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 26 de Septiembre de 2013

26 de Septiembre 2013 – Jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Mundo: Herodes, desorientado sobre quien sería Cristo, tenía ganas de verlo. ¡Qué bien harían los despistados del mundo si tuvieran curiosidad, no malsana, de ver y conocer a Cristo!

Fe: También el cristiano quiere ver a Jesús, pero no para cerciorarse de quien es, sino para proclamar que es el Camino, la Verdad, y la Vida, y gozar de su reino.

El virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a que atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Herodes se decía: A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es este de quién oigo semejantes cosas?. Y tenía ganas de ver a Jesús.

Ag 1, 1-8; Sal 149, 1-6.9 . Lucas 9, 7-9

Lectura diaria de la Biblia

Martes, 24 de Septiembre de 2013

25 de Septiembre 2013 – Miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

 

Mundo: Cristo manda a los discípulos que se sacudan el polvo de los pies, para probar la culpa de quienes, necesitando la salvación, no los reciben. ¿Acaso ofrece la Iglesia algo perjudicial?

 

Fe: Jesús envía a los Doce a proclamar el reino de Dios: No llevéis nada para el camino: ni bastón, ni alforja, ni pan, ni dinero. Basta fiarse de Dios.

Jesús reunió a los Doce y les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles: No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco llevéis túnica de repuesto. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si alguien no os recibe, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa. Ellos se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando el evangelio y curando en todas partes.

Esd 9, 5-9; Sal Tb13, 2-4.6 . Lucas 9, 1-6

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 23 de Septiembre de 2013

24 de Septiembre 2013 – Martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Mundo: Muchos se resignan a vivir sin Dios, cuando podrían pertenecer a su familia.

Fe: Los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen son de la familia de Jesús.

Vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces le avisaron: Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte. Él les contestó: Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra.

Esd 6, 7-8.12b.14-20; Sal 121, 1.5 . Lucas 8, 19-21

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 23 de Septiembre de 2013

23 de Septiembre 2013 – Lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Mundo: Aunque se esté con un candil encendido, no puede verse la luz si se cierran los ojos: así hacen los que dan la espalda a la salvación que viene de Cristo, y espera que abran los ojos a la vida.

Fe: Jesús es la luz del mundo, y los cristianos participamos de esa luz, para que el mundo a oscuras encuentre la puerta de la salvación.

Dijo Jesús a la gente: Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija o lo mete debajo de la cama; lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz. Nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público. Haber si me escucháis bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener.

Esd 1, 1-6; Sal 125, 1-6 . Lucas 8, 16-18 

Lectura diaria de la Biblia

Domingo, 22 de Septiembre de 2013

22 de Septiembre 2013 – Domingo. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Mundo: Los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz. ¿Y si usaran la astucia para encontrarse con Cristo?

Fe: No podéis servir a Dios y al dinero.

Am 8, 4-7: Escuchad esto los que exprimís al pobre, despojáis a los miserables, diciendo: ¿Cuándo pasará la luna nueva para vender el trigo, y el sábado para ofrecer el grano?. Disminuís la medida, aumentáis el precio, usáis balanzas con trampa, compráis por dinero al pobre, al mísero por un par de sandalias, vendiendo hasta el salvado de trigo. Jura el Señor por la gloria de Jacob que no olvidará jamás vuestras acciones.

Sal 112, 1-8: Alabad al Señor, que alza al pobre.

1Tim 2, 1-8: Te ruego, lo primero de todo, que hagáis oraciones, plegarias, súplicas, acciones de gracia por todos los hombres, por los reyes y por todos los que están en el mundo, para que podamos llevar una vida tranquila y apacible, con toda piedad y decoro. Esto es bueno y grato ante los ojos de nuestro salvador, Dios, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Pues Dios es uno, y uno solo es el mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús, que se entregó en rescate por todos: este es el testimonio en el tiempo apropiado: para él estoy puesto como anunciador y apóstol –digo la verdad, no miento-, maestro de los paganos en fe y verdad. Encargo a los hombres que recen en cualquier lugar alzando las manos limpias de ira y divisiones.

Lucas 16, 1-13: Dijo Jesús a sus discípulos: Un hombre rico tenía un administrador y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: ¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido. El administrador se puso a echar sus cálculos: ¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerza; mendigar, me da vergüenza. Ya se lo que voy a hacer para que cuando me echen de administración, encuentre quien me reciba en su casa. Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo, y dijo al primero: ¿Cuánto debes a mi amo? Éste respondió: cien barriles de aceite. Él le dijo: Aquí está tu recibo: aprisa, siéntate y escribe “cincuenta” Luego dijo a otro: Y tú, ¿Cuánto debes? Él contestó: cien fanegas de trigo. Le dijo: Aquí está tu recibo: Escribe “ochenta”. Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz. Y yo digo: Ganaos amigos con el dinero injusto, para que cuando os falte, os reciban en las moradas eternas. El que es de fiar en lo menudo, también en lo importante es de fiar; el que no es honrado en lo menudo, tampoco en lo importante es honrado. Si no fuisteis de fiar en el vil dinero, ¿Quién os confiará lo que vale de veras? Si no fuisteis de fiar en lo ajeno, ¿lo vuestro quien os lo dará? Ningún siervo puede servir a dos amos: porque o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero.

Lectura diaria de la Biblia

Sábado, 21 de Septiembre de 2013

21 de Septiembre 2013 – Sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Mundo: La conversión de Mateo, de recaudador de impuestos de la Roma pagana a apóstol de Cristo, puede hacer pensar a quienes creen que su vida no tiene sentido ni remedio.

Fe: Misericordia quiero y no sacrificios: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

Vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: Sígueme. Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: ¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores? Jesús lo oyó y dijo: No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

Ef  4, 1-7.11-13; Sal 18, 2-5 . Mateo 9, 9-13