Archivo de Septiembre de 2011

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 29 de Septiembre de 2011

30 de Septiembre 2011 – Viernes

 

Mundo: Quien a vosotros rechaza, a mí me rechaza, y rechaza al Padre que me ha enviado.

 

Fe: Frente a la soberbia de creerse mejor que otros, la convicción de que ellos son mejores y lo serían más si hubieran recibido tantas gracias.

 

Dijo Jesús: ¡Ay de ti, Corozaín; ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidas de sayal y sentadas en la ceniza. Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.

 

Ba 1, 15-22; Sal 78, 1-5.8-9 . Lucas 10, 13-16 

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 29 de Septiembre de 2011

29 de Septiembre 2011 – Jueves

 

Mundo: Aunque los ángeles han estado de moda, nada les dice a quienes no aceptan al Dios de los arcángeles.

 

Fe: Haz de ver cosas mayores: no se puede ni imaginar lo que Jesús tiene preparado para quién le siga.

 

Vio Jesús que se acercaba Natanael: Ahí tienes a un israelita de verdad, en quien no hay engaño. Natanael le contesta: ¿De qué me conoces?. Jesús le responde: Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Natanael respondió: Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel. Jesús le contestó: ¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Haz de ver cosas mayores. Y le añadió: Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.

 

Dn 7, 9-10.13-14; Sal 137, 1-8 . Juan 1, 47-51 

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 28 de Septiembre de 2011

28 de Septiembre 2011 – Miércoles

 

Mundo: Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. ¿Quiénes son los lobos?

 

Fe: Te seguiré adonde quieras que vaya, Jesús, porque está cerca el reino de Dios.

 

Mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, le dijo uno: Te seguiré adonde vayas. Jesús le respondió: Las zorras tienen madriguera y los pájaros nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza. A otro le dijo: Sígueme. Él respondió: Déjame primero ir a enterrar a mi padre. Le contestó: Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios. Otro le dijo: Te seguiré, Señor, pero déjame primero despedirme de mi familia. Jesús le contestó: El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.

 

Ne 2, 1-8; Sal 136, 1-6 . Lucas 9, 57-62 

Lectura diaria de la Biblia

Martes, 27 de Septiembre de 2011

27 de Septiembre 2011 – Martes

 

Mundo: Los samaritanos de ayer y otros muchos de hoy se oponen a que Cristo se acerque a ellos.

 

Fe: El discípulo de Jesús no puede desear nada malo a los enemigos de Dios y de la iglesia.

 

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén. Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?. Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea.

 

Za 8, 20-23; Sal 86, 1-7 . Lucas 9, 51-56 

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 26 de Septiembre de 2011

26 de Septiembre 2011 – Lunes

 

Mundo: Los valores del mundo son: ser grande, triunfador, dominador, aplaudido.

 

Fe: Jesús enseña que el más pequeño entre vosotros es el más importante.

 

Los discípulos se pusieron a discutir quien era el más importante. Jesús, adivinando lo que pensaban, tomó de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante. Juan tomó la palabra y dijo: Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir. Jesús le respondió: No se lo impidáis, el que no está contra vosotros está a favor vuestro.

 

Za 8, 1-8; Sal 101, 16-23.29 . Lucas 9, 46-50 

Lectura diaria de la Biblia

Domingo, 25 de Septiembre de 2011

25 de Septiembre 2011 – Domingo

 

Mundo: Las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios.

 

Fe: Hijo, ve hoy a trabajar en la viña: que no tenga yo respuesta positiva sólo de palabra.

 

Ez 18, 25-28: Así dice el Señor: Comenzáis: no es justo el proceder del Señor. Escucha, casa de Israel: ¿acaso no es justo mi proceder?; ¿o no es vuestro proceder el que es injusto? Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere, muere por la maldad que cometió. Y cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo, y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se convierte de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá.
 

Sal 24, 4-9: Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna.

 

Flp 2, 1-11: Si queréis darme el consuelo de Cristo y aliviarme con vuestro amor, si nos une el mismo espíritu y tenéis entrañas compasivas, dadme esta gran alegría: manteneos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir. No obréis por envidia ni por ostentación, dejaos guiar por la humildad y considerad siempre superiores a los demás. No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás. Tened entre vosotros los sentimientos propios de una vida en Cristo Jesús. Él, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el Nombre-sobre-todo-nombre, de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble –en el cielo, en la tierra, en el abismo- y toda lengua proclame: ¡Jesucristo es Señor! Para gloria de Dios Padre.

                                            

Mateo 21, 28-32: Dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: ¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó el primero y le dijo: “Hijo, ve hoy a trabajar en la viña”. Él le contestó: “No quiero”. Pero después se arrepintió y fue. Se acercó el segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: “Voy, Señor”. Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?. Contestaron: El primero. Jesús les dijo: Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y aun después de ver esto, vosotros no os arrepentisteis ni le creísteis.

Lectura diaria de la Biblia

Sábado, 24 de Septiembre de 2011

24 de Septiembre 2011 – Sábado

 

Mundo: Al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres.

 

Fe: El cristiano ha llegado a entender el lenguaje de Jesús: vino a morir para que el hombre tenga vida.

 

Entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos: Meteos bien esto en la cabeza: al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres. Pero ellos no entendían este lenguaje; les resultaba tan oscuro que no captaban el sentido. Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto.

 

Za 2, 5-9.14-15a; Sal Jr 31,10-13 . Lucas 9, 43b-45 

Lectura diaria de la Biblia

Viernes, 23 de Septiembre de 2011

23 de Septiembre 2011 – Viernes

 

Mundo: ¿Quién dice el mundo que es Cristo? Quizá, un personaje histórico que al final fracasó.

 

Fe: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?. El Mesías de Dios, el Salvador del mundo.

 

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: ¿Quién dice la gente que soy yo?. Ellos contestaron: Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Él les preguntó: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?. Pedro tomó la palabra y dijo: El Mesías de Dios. Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.

 

Ag 1, 15b-2, 9; Sal 42, 1-4 . Lucas 9, 18-22 

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 22 de Septiembre de 2011

22de Septiembre 2011 – Jueves

 

Mundo: Es estupendo querer ver a Cristo, con tal que no sea por malsana curiosidad, como Herodes y semejantes.

 

Fe: El cristiano tiene ganas de ver a Jesús, no por sus milagros, sino por su palabra y su amistad.

 

El virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a que atenerse,  porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Herodes se decía: A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es este de quién oigo semejantes cosas?. Y tenía ganas de ver a Jesús.

 

Ag 1, 1-8; Sal 149, 1-6.9 . Lucas 9, 7-9

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 21 de Septiembre de 2011

21de Septiembre 2011 – Miércoles

 

Mundo: La conversión de Mateo, de recaudador de impuestos a apóstol, puede hacer pensar a quienes creen que su vida no tiene remedio.

 

Fe: Misericordia quiero y no sacrificios: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

 

Vio Jesús al pasar a un hombre llamada Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: Sígueme. Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: ¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores? Jesús lo oyó y dijo: No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

 

Ef 4, 1-7.11-13; Sal 18, 2-5 . Mateo 9, 9-13