Archivo de Abril de 2010

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 29 de Abril de 2010

1 de Mayo 2010 – Sábado

 

Mundo: Las categorías sociales son las que cuentan para el mundo, que desprecia a los humildes.

 

Fe: El cristiano no solo no se escandaliza de la familia de Jesús ni de su sabiduría: aplaude su buen gusto y adora su divinidad.

 

San Jose Obrero

 

Fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada: ¿De donde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de donde saca todo eso?. Y aquello les resultaba escandaloso. Jesús les dijo: Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta. Y no hizo allí muchos milagros porque les faltaba fe.

 

Col 3, 14-15.17.23-24; Sal 89, 2-16 . Mateo 13, 54-58

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 28 de Abril de 2010

30 de Abril 2010 – Viernes

 

Mundo: Los ciegos espirituales del mundo le dirían a Cristo: No sabemos a donde vas, ni nos interesa.

 

Fe: El cristiano sabe que peregrina hacia la casa del Padre, por el camino que es Cristo, verdad y vida de quien cree en él.

 

Dijo Jesús a sus discípulos: Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino. Tomás le dice: Señor, no sabemos a donde vas, ¿cómo podemos saber el camino? Jesús le responde: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí.

 

Hch 13, 26-33; Sal 2, 6-12 . Juan 14, 1-6

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 28 de Abril de 2010

29 de Abril 2010 – Jueves

Mundo: “Los sabios y entendidos” de este mundo rechazan la invitación de Cristo: Venid a mí.

Fe: Nos quedamos entre la gente sencilla, los cansados y agobiados, y encontramos descanso en Jesús.

Exclamó Jesús: Te doy gracias, Padre, Señor de cielos y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.

1Jn 1, 5-2, 2; Sal 102, 1-4,8-9,13-18 . Mateo 11, 25-30

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 28 de Abril de 2010

28 de Abril 2010 – Miércoles

 

Mundo: No he venido para juzgar al mundo, sino para salvarlo. El que me rechaza tiene quien lo juzgue.

 

Fe: Creemos en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo: con su luz, no habrá tinieblas en nuestra vida.

 

Jesús dijo, gritando: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me ha enviado. Y el que me ve a mí ve al que me ha enviado. Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas. Al que oiga mis palabras y no las cumpla yo  no lo juzgo, porque no he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo. El que me rechaza y no acepta mis palabras tiene quien lo juzgue: la palabra que yo he pronunciado, esa lo juzgará en el último día. Porque yo no he hablado por cuenta mía; el Padre que me envió es quien me ha ordenado lo que he de decir y cómo he de hablar. Y sé que su mandato es vida eterna. Por tanto, lo que yo hablo lo hablo como me ha encargado el Padre.  

 

Hch 12, 24-13.5; Sal 66, 2-8 . Juan 12, 44-50

Lectura diaria de la Biblia

Martes, 27 de Abril de 2010

27 de Abril 2010 – Martes

 

Mundo: Los mundanos no son del redil de Cristo, se resisten, aunque vean signos.

 

Fe: Vamos caminando de la mano del Padre, como ovejas de Jesús: ¿cabe mayor seguridad?

 

Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la dedicación del templo. Era invierno, y Jesús se paseaba en el templo por el pórtico de Salomón. Los judíos, rodeándolo, le preguntaban: ¿Hasta cuando nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo francamente. Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, esas dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis, porque no sois ovejas mías. Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno.

 

Hch 11, 19-26; Sal 86, 1-7 . Juan 10, 22-30

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 26 de Abril de 2010

26 de Abril 2010 – Lunes

 

Mundo: Los del mundo podrán ser “salados e iluminados” por los discípulos de Cristo.

 

Fe: Jesús nos define como sal de la tierra y luz del mundo: esa es nuestra misión, dar vitalidad y luz.

 

FIESTA DE SAN ISIDORO

 

Dijo Jesús a sus discípulos: Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo.

 

1Co 2, 1-10; Sal 118, 9-14 . Mateo 5, 13-16

Lectura diaria de la Biblia

Domingo, 25 de Abril de 2010

25 de Abril 2010 – Domingo

 

Mundo: Quien no escucha la voz de Cristo, presta oídos a las majaderías de los falsos salvadores.

 

Fe: Es consolador saberse miembro del redil que cuida Jesús, lo alimenta y no consiente que nadie lo arrebate de su mano.

 

Hch 13, 14.43-52: Pablo y Bernabé desde Pergue siguieron hasta Antioquía de Pisidia; el sábado entraron en la sinagoga y tomaron asiento. Muchos judíos y prosélitos practicantes se fueron con Pablo y Bernabé, que siguieron hablando con ellos, exhortándolos a ser fieles a la gracia de Dios. El sábado siguiente casi toda la ciudad acudió a oír la palabra de Dios. Al ver el gentío,  a los judíos le dio mucha envidia y respondían con insultos a las palabras de Pablo. Entonces Pablo y Bernabé dijeron sin contemplaciones: Teníamos que anunciaros primero a vosotros la palabra de Dios; pero como la rechazáis y no os consideráis dignos de la vida eterna, sabed que nos dedicamos a los gentiles. Así nos lo ha mandado el Señor: Yo te haré luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el extremo de la tierra. Cuando los gentiles oyeron esto, se alegraron mucho y alababan la palabra del Señor; y los que estaban destinados a la vida eterna, creyeron. La palabra del Señor se iba difundiendo por toda la región. Pero los judíos incitaron a las señoras distinguidas y devotas y a los principales de la ciudad, provocando una persecución contra Pablo y Bernabé y los expulsaron del territorio. Ellos sacudieron el polvo de los pies, como protesta contra la ciudad y se fueron a Iconio. Los discípulos quedaron llenos de alegría y de Espíritu Santo.

 

Sal 99, 2-5: Somos su pueblo y ovejas de su rebaño.

 

Ap 7, 9.14b-17: Yo, Juan, vi una muchedumbre inmensa que nadie podrá contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos. Y uno de los ancianos me dijo: Éstos son los que vienen de la gran tribulación, han lavado y blanqueado sus mantos en la sangre del Cordero. Por eso están ante el trono de Dios dándole culto día y noche en su templo. El que se sienta en el trono acampará entre ellos. Ya no pasarán hambre ni sed, no les hará daño el sol ni el bochorno. Porque el Cordero que está delante del trono será su pastor, y los conducirá hacia fuentes de aguas vivas. Y Dios enjugará las lágrimas de sus ojos.   

 

Juan 10, 27-30: Dijo Jesús: Mis ovejas escuchan mi voz y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno.

Lectura diaria de la Biblia

Sábado, 24 de Abril de 2010

24 de Abril 2010 – Sábado

 

Mundo: Dicen: Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacer caso de ese Cristo?

 

Fe: Con Pedro, decimos a Jesús: ¿A quién vamos a  acudir? Tú tienes palabras de vida eterna.

 

Muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron: Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso? Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo: ¿Esto os hace bacilar?,  ¿y si vierais al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El Espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida. Y con todo, algunos de vosotros no creen. Pues Jesús sabía desde el principio quienes no creían y quien lo iba a entregar. Y dijo: Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede. Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él. Entonces Jesús les dijo a los doce: ¿También vosotros queréis marcharos?. Simón Pedro le contestó: Señor, ¿a quien vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo consagrado por Dios.

 

Hch 9, 31-42; Sal 115, 12-17 . Juan 6, 60-69

Lectura de la Biblia

Viernes, 23 de Abril de 2010

23 de Abril 2010 – Viernes

 

Mundo: Ante tantos signos de la presencia viva de Dios, proclaman: “Probablemente Dios no exista”.

 

Fe: Quienes recibimos la eucaristía habitamos en Jesús y vivimos para siempre.

 

Disputaban los judíos entre sí: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?. Entonces Jesús les dijo: Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre. Esto lo dijo Jesús en la sinagoga, cuando enseñaba en Cafarnaún.

 

Hch 9, 1-20; Sal 116, 1-2 . Juan 6, 52-59

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 22 de Abril de 2010

22 de Abril 2010 – Jueves

 

Mundo: El Padre quiere llevar a todos al salvador, Cristo: pero no a la fuerza. El que se resiste, no alcanza la salvación.

 

Fe: Los discípulos de Dios escuchamos la voz del Padre y vamos a Jesús, pan de vida eterna.

 

Dijo Jesús a la gente: Nadie puede venir a mí, sino lo atrae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: “Serán todos discípulos de Dios” Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende viene a mí. No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que procede de Dios: ese ha visto al Padre: Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.

 

Hch 8, 26-40; Sal 65, 8-9.16-17.20 . Juan 6, 44-51