Archivo de la categoría "General"

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

19 de septiembre 2019 jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Dos palabras nos ayudan a entender lo que hizo (con la mujer pecadora). Primera: tuvo compasión; viéndola, el Señor fue preso de una gran compasión por ella, que es un sentimiento que fascina, es un sentimiento del corazón, de las vísceras, compromete todo. El Señor, con su compasión, se había implicado en este caso. Tuvo compasión. Segunda palabra: Jesús se acercó. La compasión lo empujó a acercarse (se dejó tocar). Acercarse es una señal de compasión. Yo puedo ver tantas cosas pero no acercarme. Igual siento un dolor… pero, pobre gente… . Y sin embargo acercarse es otra cosa. El Evangelio añade un detalle: Jesús dijo. Tus pecados quedan perdonados (19-9-2017)

Un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él y, entrando en casa del fariseo (Simón), se recostó a la mesa. En esto, una mujer que había en la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino con un frasco de alabastro lleno de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con las lágrimas, se los enjugaba con sus cabellos, los cubría de besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado se dijo: Si este fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que lo está tocando, pues es una pecadora. Jesús respondió y le dijo: Simón, tengo algo que decirte. Él contestó: Dímelo, Maestro. Jesús le dijo: Un prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos le mostrará más amor?. Respondió Simón y dijo: Supongo que aquel a quien le perdonó más. Le dijo Jesús: Has juzgado rectamente. Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves a esta mujer? He entrado en tu casa, y no me has dado agua para los pies; ella, en cambio, me ha lavado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con sus cabellos. Tú no me diste el beso de paz; ella, en cambio, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con ungüento; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por eso te digo: sus muchos pecados han quedado perdonados, porque ha amado mucho, pero al que poco se le perdona, ama poco. Y a ella le dijo: Han quedado perdonados tus pecados. Los demás convidados empezaron a decir entre sí: ¿Quién es esté, que hasta perdona pecados?. Pero Él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, vete en paz.

1Timoteo 4, 12-16; Salmo 110, 7-10 . Lucas 7, 36-38.41-50

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

18 de septiembre 2019 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: La voz del Bautista grita también hoy en los desiertos de la humanidad, que son -¿cuáles son los desiertos de hoy?- las mentes cerradas y los corazones duros, y nos hace preguntarnos si en realidad estamos en el buen camino, viviendo una vida según el Evangelio (Lc 3, 1-6). Hoy, como entonces, nos advierte con las palabras del profeta Isaías: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos. Es una apremiante invitación a abrir el corazón y acoger la salvación que Dios nos ofrece incesantemente, casi con terquedad, porque nos quiere a todos libres de la esclavitud del pecado (6-12-2015).

Dijo el Señor: ¿A quién compararé los hombres de esta generación? ¿A quién son semejantes? Se asemejan a unos niños, sentados en la plaza, que gritan a otros aquello de: “Hemos tocamos la flauta y no habéis bailado, hemos entonado lamentaciones y no habéis llorado”. Porque vino Juan el Bautista, que ni come ni bebe vino, y decís: “tiene un demonio”; vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: “Mirad que hombre más comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores”. Sin embargo, todos los hijos de la sabiduría le han dado la razón.

1Timoteo 3, 14-16; Salmo 110, 1-6 . Lucas 7, 31-35

Lectura diaria de la Biblia

Martes, 17 de Septiembre de 2019

17 de septiembre 2019 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Pensé en el joven muerto, a la salida de la ciudad de Naín, cuando iban a enterrarlo: hijo único de madre viuda. Jesús se compadeció de la madre, no del joven. Pero el joven, gracias a la madre, tuvo el milagro y lo resucitó. ¿Quién eres tú? ¿O estás muerto? Si estás muerto, has de saber que la Madre Iglesia está llorando por ti, y Jesús es capaz de resucitarte. Dime, ¿quién eres tú? Dilo a ti mismo y eso te va a dar fuerza (26-4-2014).

Iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, y caminaban con él sus discípulos y mucho gentío. Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la ciudad la acompañaba. Al verla el Señor, se compadeció de ella y le dijo: No llores. Y acercándose al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo: ¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!. El muerto se incorporó y empezó a hablar, y se lo entregó a su madre. Todos, sobrecogidos de temor, daban gloria a Dios, diciendo: Un gran profeta ha surgido entre nosotros. Y Dios ha visitado a su pueblo. Este hecho se divulgó por toda Judea y por toda la comarca circundante.

1Timoteo 3, 1-13; Salmo 100, 1-6 . Lucas 7, 11-17

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

16 de septiembre 2019 – lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Dos actitudes del gobernante: debe ante todo amar a su pueblo (tiene afecto a nuestra gente); debe ser también humilde como el centurión: era un hombre humilde y dijo al Señor: No te molestes, porque no soy digno de que entres bajo mi techo. La política es una de las formas más altas de la caridad, porque es servir al bien común. Lo mejor que podemos ofrecer a los gobernantes es la oración. Reza por él, reza por ella, para que pueda gobernar bien, para que ame a su pueblo, para que sea humilde. Un cristiano que no reza por los gobernantes no es un buen cristiano (¡6-9-2013).

Cuando Jesús terminó de exponer todas sus enseñanzas al pueblo, entró en Cafarnaún. Un centurión tenía enfermo, a punto de morir, a un criado a quién estimaba mucho. Al oír hablar de Jesús, el centurión le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese a curar a su criado. Ellos, presentándose a Jesús le rogaban encarecidamente: Merece que se lo concedas, porque tiene afecto a nuestra gente y nos ha construido la sinagoga. Jesús se puso en camino con ellos. No estaba lejos de la casa, cuando el centurión le envió unos amigos a decirle: Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres bajo mi techo; por eso tampoco me creí digno de venir personalmente. Dilo de palabra, y mi criado quedará sano. Porque también yo soy un hombre sometido a una autoridad y con soldados a mis órdenes, y le digo a uno: “Ve”, y va; al otro: “Ven”, y viene; y a mi criado: “Haz esto”, y lo hace. Al oír esto, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo: Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe. Y al volver a casa, los enviados encontraron al siervo sano.

1Timoteo 2, 1-8; Salmo 27, 2.7-9 . Lucas 7, 1-10

Lectura diaria de la Biblia

Domingo, 15 de Septiembre de 2019

15 de septiembre 2019 – domingo. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: En el Evangelio de hoy hay dos parábolas nos hacen captar que no es fácil incluir a la gente, porque hay resistencia, prevalece el criterio selectivo. 1ª. La primera parábola habla del pastor que regresa a casa con las ovejas y se da cuenta de que de las cien ovejas falta una. Podría haber dicho: “mañana la encontraré”. Al contrario, lo deja todo –estaba hambriento, porque había trabajado toda la jornada- y va, cuando está avanzada la tarde, para encontrarla quizá en la oscuridad. Es lo mismo que hace Jesús con los pecadores, publicanos: va a comer con ellos, para encontrarlos. 2ª. La otra parábola se refiere a la mujer que pierde la moneda: es lo mismo, enciende la lámpara, barre la casa y busca minuciosamente hasta que la encuentra. Quizá emplea todo el día, pero la encuentra. ¿Qué ocurre en ambos casos? Que el pastor y la mujer están rebosantes de alegría, porque han encontrado lo que habían perdido. Y van a comunicarlo a los vecinos, a los amigos, porque están muy contentos:”La he encontrado, la he incluido…” (en el rebaño, en el monedero). Este “incluir” de Dios, contra la exclusión del que juzga, echa fuera a la gente, a las personas, “este no, este no, este no”, creándose un pequeño círculo de amigos que está en su ambiente. Cristo hace como el Padre, cuando lo envió a salvarnos: nos busca para incluirnos, para entrar en comunidad, para ser una familia. Y el gozo de san Pablo es la salvación grande que ha recibido del Señor: haber encontrado aquello que creía perdido para siempre (5-11-2015).

Éxodo 32, 7-11.13-14: Dijo el Señor a Moisés: Anda, baja de la montaña, que se ha pervertido tu pueblo, el que tú sacaste de Egipto. Pronto se han desviado del camino que yo les había señalado. Se han hecho un toro de metal, se postran ante él, le ofrecen sacrificios y proclaman: “Éste es tu Dios, Israel, el que te sacó de Egipto”. Y el Señor añadió a Moisés: Veo que este pueblo es un pueblo de dura cerviz. Por eso, déjame: Mi ira se va a encender contra ellos hasta consumirlos. Y de ti haré un gran pueblo. Entonces Moisés suplicó al Señor su Dios: ¿Por qué, Señor, se va a encender tu ira contra tu pueblo, que tú sacaste de Egipto con gran poder y mano robusta? Acuérdate de tus siervos, Abrahán, Isaac e Israel, a quienes juraste por ti mismo: “Multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo, y toda esta tierra de que he hablado se la daré a vuestra descendencia para que la posea por siempre”. Y el Señor se arrepintió de la amenaza que había pronunciado contra su pueblo.

Salmo 50, 3-4.12-13.17.19: Me levantaré, me pondré en camino a donde está mi padre.

1Timoteo 1, 12-17: Doy gracias a Cristo Jesús, Señor nuestro, que me hizo capaz, se fio de mí y me confió este ministerio, a mí, que antes era un blasfemo, un perseguidor y un insolente. Pero Dios tuvo compasión de mí, porque no sabía lo que hacía, pues estaba lejos de la fe; sin embargo, la gracia de nuestro Señor sobre abundó en mí, junto con la fe y el amor que tienen su fundamento en Cristo Jesús. Es palabra digna de crédito y merecedora de total aceptación que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, y yo soy el primero; pero por esto precisamente se compadeció de mí: para que yo fuese el primero en el que Cristo Jesús mostrase toda su paciencia, y para que me convirtiera en un modelo de los que han de creer en él y tener vida eterna. Al rey de los siglos, inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Lucas 15, 1-10: Solían acercarse a Jesús todos los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los escribas murmuraban diciendo: Ése acoge a los pecadores y come con ellos. Jesús les dijo esta parábola: ¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas y pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos y les dice: “¡Alegraos conmigo!, he encontrado la oveja que se me había perdido”. Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesiten convertirse. O ¿qué mujer que tiene diez monedas y se le pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas y les dice: “¡Alegraos conmigo!, he encontrado la moneda que se me había perdido”. Os digo que la misma alegría tendrán los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.

Lectura diaria de la Biblia

Viernes, 13 de Septiembre de 2019

14 de septiembre 2019 – sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

FIESTA DE LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ

Papa Francisco: Hay dos tentaciones: un Cristo sin cruz, es decir, un maestro espiritual que nos lleva adelante tranquilo, no hay sufrimientos o al menos tú escapas de los sufrimientos y te vas; pero un Cristo sin cruz, que no es el Señor, es un maestro, nada más. La otra tentación es la cruz sin Cristo, la angustia de permanecer abajo, rebajados, con el peso del pecado, sin esperanza. Es una especie de “masoquismo” espiritual. Solo la cruz, pero sin esperanza, sin Cristo. Pero la cruz es un misterio de amor, la cruz es fiel, la cruz es noble. ¿El Cristo crucificado, para mí, es un misterio de amor?, ¿yo sigo a Jesús sin cruz, un maestro espiritual que llena de consuelo, de consejos buenos?, ¿sigo la cruz sin Jesús? Que el Señor nos de la gracia, no digo de entender, sino de entrar –con el corazón, con la mente, con el cuerpo, con todo- en este misterio de amor (14-9-2017).

Dijo Jesús a Nicodemo: Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su Unigénito para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

Números 21, 4b-9; Salmo 77, 1-2.34-38 . Juan 3, 13-17

Lectura diaria de la Biblia

Viernes, 13 de Septiembre de 2019

13 de septiembre 2019 – viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Esta es la gran paradoja de Jesús. Los discípulos discutían quién ocuparía el lugar más importante, quién sería seleccionado como el privilegiado -¡eran los discípulos, los más cercanos a Jesús, y discutían sobre eso!-, quién estaría exceptuado de la ley común, de la norma general, para destacarse en un afán de superioridad sobre los demás. Quién escalaría más pronto para ocupar los cargos que darían ciertas ventajas. Y Jesús les trastoca su lógica diciéndoles sencillamente que la vida auténtica se vive en el compromiso concreto con el prójimo. Es decir, sirviendo (20-9-2015).

Dijo Jesús a los discípulos una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? No está el discípulo sobre su maestro, si bien, cuando termine su aprendizaje, será como su maestro. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Hermano, déjame que te saque la mota del ojo”, sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano.

1Timoteo 1, 1-2.12-14; Salmo 15, 1-2.5.7-8.11 . Lucas 6, 39-42

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 12 de Septiembre de 2019

12 de septiembre 2019 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Hoy festejamos la onomástica de la Virgen: el santo Nombre de María. Tradicionalmente esta fiesta se llamaba el Dulce Nombre de María y hoy en la oración hemos pedido la gracia de experimentar la fuerza y la dulzura de María. Después cambió, pero en la oración ha permanecido esta dulzura de su nombre. Tenemos necesidad hoy de la dulzura de la Virgen para entender estas cosas que Jesús nos pide. Es un elenco no fácil de vivir: amad a los enemigos, haced el bien, prestad sin esperar nada, a quien te golpea una mejilla ofrécele también la otra, a quien te quita el manto no le rehúses la túnica (12-9-2013).

Dijo Jesús: A vosotros los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os calumnian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, no le impidas que tome también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores hacen lo mismo. Y si prestáis a aquellos de los que esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. Por el contrario, amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; será grande vuestra recompensa y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos. Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: Os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. Pues con la medida con que midiereis se os medirá a vosotros.

Colosenses 3, 12-17; Salmo 150, 1-6; Lucas 6, 27-38

Lectura diaria de la Biblia

Martes, 10 de Septiembre de 2019

11 de septiembre 2019 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Las bienaventuranzas son la ley de quienes han sido salvados. Esta es la ley de los libres, con la libertad del Espíritu Santo. Regular la vida, ordenarla a partir de una lista de mandamientos o de procedimientos, es algo limitado y, al final, no nos conduce a la salvación. Las Bienaventuranzas solo se comprenden si uno tiene el corazón abierto. Se comprende desde la consolación del Espíritu Santo. No se pueden entender con la inteligencia humana o con el espíritu del mundo. Son los nuevos mandamientos, pero si no tenemos el corazón abierto al Espíritu Santo parecerán tonterías (10-6-2013).

Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les decía: Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. Bienaventurados vosotros, cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten, y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas. Pero, ¡ay de vosotros, los ricos!, porque habéis recibido vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que estáis saciados!, porque tendréis hambre. ¡Ay de los que ahora reís!, porque haréis duelo y lloraréis. ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas.

Colosenses 3, 1-11; Salmo144, 2-3.10-13 . Lucas 6, 20-26

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 9 de Septiembre de 2019

10 de septiembre 2019 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: (Catálogo de virtudes en los oficiales de la curia romana) 6. Inocuidad y determinación. La inocuidad, que hace cautos en el juicio, capaces de abstenernos de acciones impulsivas y apresuradas, es la capacidad de sacar lo mejor de nosotros mismos, de los demás y de las situaciones, actuando con atención y comprensión. Es hacer a los demás lo que queremos que ellos hagan con nosotros (Mateo 7, 12; Lc 6, 31). La determinación es la capacidad de actuar con voluntad decidida, visión clara y obediencia a Dios, y solo con la suprema ley de la salvación de las almas (21-12-2015).

Jesús salió al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce a los que también nombró apóstoles: Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano; Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago de Alfeo, Simón, llamado el Celote; Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor. Después de bajar con ellos, se paró en una llanura, con un grupo grande de discípulos y una muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y toda la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

Colosenses 2, 6-15; Salmo 144, 1-2.8-10 . Lucas 6, 12-19