Archivo de la categoría "General"

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

14 de noviembre 2019 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: El reino de Dios está en medio de vosotros. El reino de Dios es silencioso, crece dentro; lo hace crecer el Espíritu Santo con nuestra disponibilidad, crece lentamente, silenciosamente. Ahí está la perseverancia de muchos cristianos que llevan adelante la familia: hombres, mujeres que se preocupan por sus hijos, que llegan a fin de mes con dificultades, pero oran: reino de Dios, escondido en esa santidad de la vida cotidiana, esa santidad de todos los días. El reino de Dios es humilde, como la semilla: humilde; pero se hace grande por el poder del Espíritu Santo. Y a nosotros nos toca dejarlo crecer en nosotros, sin gloriarnos (13-11-2014).

Los fariseos preguntaron a Jesús: ¿cuándo va a llegar el reino de Dios?. Jesús les contestó: El reino de Dios no viene aparatosamente, ni dirán: “está aquí” o “está allí”, porque, mirad, el reino de Dios está en medio de vosotros. Dijo a sus discípulos: Vendrán días en que desearéis ver un solo día del Hijo del hombre, y no lo veréis. Entonces se os dirá: “está aquí” o “está allí”; no vayáis ni corráis detrás, pues como el fulgor del relámpago brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su día. Pero primero es necesario que padezca mucho y sea reprobado por esta generación.

Sabiduría 7-22-8, 1; Salmo 118, 89-91.130.135.175 . Lucas 17, 20-25

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

13 de noviembre 2019 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Una anciana me decía en Buenos Aires: La gratitud es una flor que crece en tierra noble. Es necesaria la nobleza del alma para que crezca esta flor. Jesús cura a diez enfermos de lepra y solo uno regresa a dar gracias a Jesús. Y el Señor dice: “Y los otros nueve, ¿dónde están?”. Esto es válido también para nosotros: ¿sabemos agradecer? En vuestra relación es importante tener viva la conciencia de que la otra persona es un don de Dios, y a los dones de Dios se dice ¡gracias!, siempre se da gracias (14-2-2014).

Una vez, yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Cuando iba a entrar en una ciudad, vinieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían: Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros. Al verlos, les dijo: Id a presentaros a los sacerdotes. Y sucedió que, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias. Éste era un samaritano. Jesús tomó la palabra y dijo: ¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?. Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

Sabiduría 6, 1-11; Salmo 81, 3-7 . Lucas 17, 11-19

Lectura diaria de la Biblia

Martes, 12 de Noviembre de 2019

12 de noviembre 2019 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Una fe poderosa, de hacer grandes maravillas en el marco del servicio: la del servidor que trabajó toda la jornada y además debe servir al señor, darle de comer y luego descansa. Este servidor, que vaya al sindicato a buscar consejo con un patrón así… Él vivió con esa actitud de servicio; Él es el servidor; Él se presenta como el servidor, que vino a servir y a no ser servido. Nosotros podemos alejarnos de esta actitud del servicio por un poco de pereza, que hace tibio el corazón. Cuando digo servicio, digo todo: servicio a Dios en la oración, oración y alabanzas, y al prójimo; y servicio hasta las últimas consecuencias (11-11-2014).

Dijo el Señor: ¿Quién de vosotros, si tiene un criado labrando o pastoreando, le dice cuando vuelve del campo: “Enseguida, ven y ponte a la mesa”? ¿No le diréis más bien: “Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”? ¿Acaso tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid: “Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer”.

Sabiduría 2, 23 - 3, 9; Salmo 33, 2-3.16-19 . Lucas 17, 7-10

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 11 de Noviembre de 2019

11 de noviembre 2019 – lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: En Lucas (17, 1-6) se habla de tres cosas: escándalo, perdón y fe. Escándalo: a mí me impresiona cómo termina Jesús: Tened cuidado. Es imposible que no haya escándalos; pero “¡ay de quien los provoca!”. ¿Yo escandalizo?: profesar un estilo de vida –“soy cristiano”- y después vivir como un pagano, esto provoca escándalo porque falta el testimonio. Perdón: El primer perdonado en mi vida soy yo. Por esto no tengo derecho a no perdonar: estoy obligado a perdonar a los demás. Una vez, dos, tres, setenta veces siete, ¡siempre! Incluso en el mismo día. Un cristiano que no es capaz de perdonar escandaliza: no es cristiano. Fe: Sin la fe no se puede vivir sin escandalizar y siempre perdonando. Es un don: la fe es un regalo. Los apóstoles pidieron a Jesús: “Auméntanos la fe” (10-11-2014).

Jesús dijo a sus discípulos: Es imposible que no haya escándalos; pero ¡ay de quien los provoca! Al que escandaliza a uno de estos pequeños, más le valdría que le ataran en el cuello una piedra de molino y lo arrojasen al mar. Tened cuidado. Si tu hermano te ofende, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo; si te ofende siete veces en un día, y siete veces vuelve a decirte: “me arrepiento”, lo perdonarás. Los apóstoles le pidieron al Señor: Auméntanos la fe. El Señor contestó: Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”. Y os obedecería.

Sabiduría 1, 1-7; Salmo 138, 1-4.6-10 . Lucas 17, 1-6

Lectura diaria de la Biblia

Domingo, 10 de Noviembre de 2019

10 de noviembre 2019 – domingo. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Para ponerlo a Jesús en dificultad y ridiculizar la fe en la resurrección de los muertos, los saduceos –que no creían en la resurrección de los muertos- parten de un caso imaginario: Una mujer tuvo siete maridos, que murieron uno tras otro, y preguntan a Jesús: ¿De cuál de ellos será esposa esa mujer después de su muerte? Jesús, siempre apacible y paciente, en primer lugar responde que la vida después de la muerte no tiene los mismos parámetros de la vida terrena. La vida eterna es otra vida, en otra dimensión donde, entre otras cosas, ya no existirá el matrimonio, que está vinculado a nuestra existencia en este mundo. Los resucitados serán como los ángeles, y vivirán en un estado diverso. Pero luego Jesús, por decirlo así, pasa al contraataque. Y lo hace citando la Sagrada Escritura, con una sencillez y una originalidad que nos deja llenos de admiración por nuestro Maestro, el único Maestro. La prueba de la resurrección Jesús la encuentra en el episodio de Moisés y de la zarza ardiente, allí donde Dios se revela como el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob. El nombre de Dios está relacionado con los nombres de los hombres y las mujeres con quienes Él se vincula, y este vínculo es más fuerte que la muerte. Y nosotros podemos decir también de la relación de Dios con nosotros, con cada uno de nosotros: ¡Él es nuestro Dios! Como si Él llevase nuestro nombre. A Él le gusta decirlo, y esta es la alianza. He aquí por qué Jesús afirma: No es Dios de muertos, sino de vivos: porque para Él todos está vivos. Y este es el vínculo decisivo, la alianza fundamental, la alianza con Jesús: Él mismo es la Alianza, Él mismo es la Vida y la Resurrección, porque con su amor crucificado venció la muerte. Jesús le da un giro a la perspectiva humana y afirma que nuestra peregrinación va de la muerte a la vida: la vida plena (10-11-2013).

2Macabeos 7, 1-2.9-14: En aquellos días, sucedió que arrestaron a siete hermanos con su madre. El rey los hizo azotar con látigos y nervios para forzarles a comer carne de cerdo, prohibida por la ley. Uno de ellos habló en nombre de los demás: ¿Qué pretendes sacar de nosotros? Estamos dispuestos a morir antes que quebrantar la ley de nuestros padres. El segundo, estando para morir, dijo: Tú, malvado, nos arrancas la vida presente; pero, cuando hayamos muerto por su ley, el rey del universo nos resucitará para una vida eterna. Después se burlaron del tercero. Cuando le pidieron sacar la lengua, lo hizo enseguida y alargó las manos con gran valor. Y habló dignamente: Del cielo las recibí y por sus leyes las desprecio; espero recobrarlas del mismo Dios. El rey y su corte se asombraron del valor con que el joven despreciaba los tormentos. Cuando murió éste, torturaron de modo semejante al cuarto. Y, cuando estaba a punto de morir, dijo: Vale la pena morir a manos de los hombres cuando se tiene la esperanza de que Dios mismo nos resucitará. Tú, en cambio, no resucitarás para la vida.

Salmo 16, 1.5-6.8.15: Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor.

2Tesalonicenses 2, 16-3, 5: Que el mismo Señor nuestro, Jesucristo, y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado tanto y nos ha regalado un consuelo eterno y una gran esperanza dichosa, consuele vuestros corazones y os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas. Por lo demás, hermanos, rezad por nosotros, para que la palabra del Señor siga avanzando y sea glorificada, como lo fue entre vosotros, y para que nos veamos libres de la gente perversa y malvada; porque la fe no es de todos. El Señor, que es fiel, os dará fuerzas y os librará del maligno. En cuanto a vosotros, estamos seguros en el Señor de que ya cumplís y seguiréis cumpliendo todo lo que os hemos mandado. Que el Señor dirija vuestros corazones hacia el amor de Dios y la paciencia en Cristo.

Lucas 20, 27-38: Se acercaron unos saduceos, los que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron a Jesús: Maestro, Moisés nos dejó escrito: “Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, que tome la mujer como esposa y dé descendencia a su hermano”. Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete, y murieron todos sin dejar hijos. Por último, también murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete la tuvieron como mujer. Jesús les contestó: En este mundo los hombres se casan y las mujeres toman esposo, pero los que sean juzgados dignos de tomar parte en el mundo futuro y en la resurrección de entre los muertos, no se casarán ni ellas serán dadas en matrimonio. Pues ya no pueden morir, ya que son como ángeles; son hijos de Dios, porque son hijos de la resurrección. Y que los muertos resucitan, lo indicó el mismo Moisés en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob”. No es Dios de muertos, sino de vivos: porque para él todos están vivos.

Lectura diaria de la Biblia

Sábado, 9 de Noviembre de 2019

9 de noviembre 2019 – sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Con el término madre nos referimos no tanto al edificio sagrado de la Basílica de Letrán, catedral de Roma, sino a la obra del Espíritu Santo que se manifiesta en este edificio, fructificando mediante el ministerio del obispo de Roma en todas las comunidades que permanecen en la unidad con la Iglesia que él preside. Jesús, al hablar del templo, revela una verdad sorprendente: que el templo de Dios no es solamente el edificio hecho con ladrillos, sino que es su cuerpo, hecho de piedras vivas (9-11-2014).

Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre. Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: El celo de tu casa me devora. Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: ¿Qué signos nos muestras para obrar así?. Jesús contestó: Destruid este templo y en tres días lo levantaré. Los judíos replicaron: Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?. Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y creyeron a la escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

Ezequiel 47, 1-2.8-9.12; Salmo 45, 2-9 . Juan 2, 13-22

Lectura diaria de la Biblia

Viernes, 8 de Noviembre de 2019

8 de noviembre 2019 – viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Dios nos ha mandado llevar el pan a casa con nuestro trabajo honesto. Pero este administrador daba de comer a sus hijos pan sucio. Se comienza con un pequeño soborno, pero es como la droga. Después viene el otro y el otro: y se termina con la enfermedad de la adicción a los sobornos, un pecado muy grave porque va contra la dignidad. Esa dignidad con la que somos ungidos con el trabajo. (8-11-2013).

Decía Jesús a sus discípulos: Un hombre rico tenía un administrador, a quien acusaron ante él de derrochar sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: “¿Qué es eso que estoy oyendo de ti? Dame cuenta de tu administración, porque en adelante no podrás seguir administrando”. El administrador se puso a decir para sí: “¿Qué voy a hacer, pues mi señor me quita la administración? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa”. Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: “¿Cuánto debes a mi amo?”. Éste respondió: “Cien barriles de aceite”. Él le dijo: “Toma tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta”. Luego dijo a otro: “Y tú, ¿cuánto debes?”. Él respondió: “Cien fanegas de trigo”. Le dice: “Toma tu recibo y escribe ochenta”. Y el amo alabó al administrador injusto, porque había actuado con astucia. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su propia gente que los hijos de la luz.

Romanos 15, 14-21; Salmo 97, 1-4 . Lucas 16, 1-8

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 7 de Noviembre de 2019

7 de noviembre 2019 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: En estas parábolas nos impresiona la alegría de Dios, la alegría que Él siente cuando encuentra de nuevo al pecador y le perdona. ¡Sí, la alegría de Dios es perdonar! Aquí tenemos la síntesis de todo el Evangelio. Cada uno de nosotros es esa oveja perdida, esa moneda perdida; cada uno de nosotros es ese hijo que ha derrochado la propia libertad siguiendo ídolos falsos, espejismos de felicidad, y ha perdido todo. Pero Dios no nos olvida, el Padre no nos abandona nunca. Es un Padre paciente, nos espera siempre (15-9-2013).

Solían acercarse a Jesús todos los publicanos y los pecadores a escucharlo. Y los fariseos y los escribas murmuraban diciendo: Ése acoge a los pecadores y come con ellos. Jesús les dijo esta parábola: Quien de vosotros que tiene cien ovejas y pierde una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y, al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos y les dice: “¡Alegraos conmigo!, he encontrado la oveja que se me había perdido”. Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse. O qué mujer que tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas y les dice: “¡Alegraos conmigo!, he encontrado la moneda que se me había perdido”. Os digo que la misma alegría tendrán los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.

Romanos 14, 7-12; Salmo 26, 4.13-14 . Lucas 15, 1-10

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 6 de Noviembre de 2019

6 de noviembre 2019 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí… (Mt 10, 37). Naturalmente, con esto Jesús no quiere cancelar el cuarto mandamiento. Cuando Jesús afirma el primado de la fe en Dios, no encuentra una comparación más significativa que los afectos familiares. Y, por otro lado, estos mismos vínculos familiares, en el seno de la experiencia de la fe y del amor de Dios, se transforman, se llenan de un sentido más grande y llegan a ser capaces de ir más allá de sí mismos (2-9-2015).

Mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: Si alguno viene a mí y no pospone a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no carga con su cruz y viene en pos de mí, no puede ser discípulo mío. Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: “Este hombre empezó a construir y no puede acabar”. ¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz. Así, pues, todo aquel de entre vosotros que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.

Romanos 13, 8-10; Salmo 111, 1-2.4-5.9 . Lucas 14, 25-33

Lectura diaria de la Biblia

Martes, 5 de Noviembre de 2019

5 de noviembre 2019 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Somos invitados gratuitamente, por pura gracia de Dios, puro amor del Padre. Fue Jesús, con su sangre, que nos abrió esta posibilidad. Invitación a una fiesta. Es una gracia, una invitación; no se puede comprar este derecho. Hay que formar comunidad, compartir todo lo que tenemos –las virtudes, las cualidades que el Señor nos ha dado- en el servicio de unos por otros. Requiere estar disponibles para lo que el Señor nos pide y no pedir caminos especiales para entrar en el pueblo de Dios que camina hacia la eternidad (5-11-2013).

Uno de los comensales dijo a Jesús: ¡Bienaventurado el que coma en el reino de Dios!. Jesús le contestó: Un hombre daba un gran banquete y convidó a mucha gente; a la hora del banquete mandó a su criado a avisar a los convidados: “Venid, que ya está preparado”. Pero todos a una empezaron a excusarse. El primero le dijo: “He comprado un campo y necesito ir a verlo. Dispénsame, por favor”. Otro dijo: “He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas. Dispénsame, por favor”. Otro dijo: “Me acabo de casar y, por ello, no puedo ir”. El criado volvió a contárselo a su señor. Entonces el dueño de casa, indignado, dijo a su criado: “Sal a prisa a las plazas y calles de la ciudad y tráete aquí a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los cojos”. El criado dijo: “Señor, se ha hecho lo que mandaste, y todavía queda sitio”. Entonces el amo le dijo: “Sal por los caminos y senderos e insísteles hasta que entren y se me llene mi casa”. Y os digo que ninguno de aquellos convidados probará mi banquete.

Romanos 12, 5-16a; Salmo 130, 1-3 . Lucas 14, 15-24