Archivo de la categoría "General"

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 10 de Agosto de 2020

11 de agosto 2020 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños. Los niños son en sí mismos una riqueza para la humanidad y también para la Iglesia, porque nos remiten constantemente a la condición necesaria para entrar en el reino de Dios: la de no considerarnos autosuficientes, sino necesitados de ayuda, amor y perdón. Los niños nos recuerdan que somos siempre hijos: incluso cuando se llega a adulto o a anciano: la vida no nos la hemos dado nosotros mismos. El gran don de la vida es el primer regalo que nos ha sido dado. En cada edad de la vida, en cada situación, en cada condición social, somos y permanecemos hijos (18-3-2015).

En aquel momento, se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?. El llamó a un niño, lo puso en medio y dijo: En verdad os digo que, si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Por tanto, el que se haga pequeño como este niño, ése es el más grande en el reino de los cielos. El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí. Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles están viendo siempre en el cielo el rostro de mi Padre celestial. ¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en los montes y va en busca de la perdida? Y si la encuentra, en verdad os digo que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado. Igualmente, no es voluntad de vuestro Padre que está en el cielo que se pierda ni uno de estos pequeños.

Ezequiel 2, 8-3, 4; Salmo: 118, 14.24.72.103.111.131 . Mateo 18, 1-5.10.12-14

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 10 de Agosto de 2020

10 de agosto 2020 – lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: ¿Quiénes son los mártires? Son cristianos ganados por Cristo, discípulos que han aprendido bien el sentido de aquel amar hasta el extremo que llevó a Jesús a la cruz. No existe el amor por entregas, el amor en porciones. El amor total: y cuando se ama, se ama hasta el extremo. Dicen los Santos Padres: ¡Imitemos a los mártires!. Siempre hay que morir para salir de nosotros mismos, de nuestro egoísmo, de nuestro bienestar, de nuestra pereza, de nuestras tristezas, y abrirnos a Dios, a los demás, especialmente a los que más lo necesitan (13-10-2013).

Dijo Jesús a sus discípulos: En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama así mismo se pierde, y el que se aborrece así mismo en este mundo se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirve, el Padre lo honrará.

2Corintios 9, 6-10; Salmo 111, 1b-2.5-9 . Juan 12, 24-26

Lectura diaria de la Biblia

Domingo, 9 de Agosto de 2020

9 de agosto 2020 – domingo. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: El Evangelio nos describe hoy el episodio en el que Jesús, después de una noche dedicada a la oración en la ribera del mar de Galilea, se dirige hacia la barca de sus discípulos, caminando sobre el agua. La barca estaba en medio del mar, azotada por un fuerte viento en contra. Cuando los discípulos vieron a Jesús caminando sobre las aguas, creían ver un fantasma y se llenaron de espanto. Pero él los tranquilizó ¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!. Pedro, con su ímpetu característico, le contestó: Señor, si eres tú, mándame ir a ti sobre el agua. Y Jesús le dijo: Ven. Pedro se bajó de la barca y se puso a caminar hacia Jesús; pero a causa del viento le entró miedo y notó que se hundía. Entonces gritó: Señor, sálvame. Jesús le tendió la mano y lo agarró. Este episodio evangélico contiene un rico simbolismo que nos hace reflexionar sobre nuestra fe, personal y comunitariamente: ¿Cómo es la fe de cada uno y la fe de nuestra comunidad? La barca es la vida de cada uno de nosotros y también la vida de la Iglesia; el viento contrario representa las dificultades y las pruebas. La petición y el grito de Pedro se asemejan, tanto a nuestro deseo de sentir la cercanía del Señor como el miedo y la angustia que acompañan los momentos más duros de nuestra vida y de nuestras comunidades, con sus marcadas fragilidades internas y dificultades externas. La Iglesia es una barca que, a lo largo de su travesía, tiene que hacer frente a vientos contrarios y tempestades, que amenazan con hundirla. Lo que la salva no son el coraje y la calidad de sus miembros: la garantía contra el naufragio está en la fe en Cristo y en su palabra. En esta barca estamos seguros, a pesar de nuestras miserias y debilidades, sobre todo cuando nos postramos de rodillas y adoramos al Señor, como los discípulos, que al final se postraron ante él, exclamando: Realmente eres Hijo de Dios. ¡Qué hermoso es decir a Jesús estas palabras: Realmente eres Hijo de Dios! (13-8-2017).

1Reyes 19, 19a.11-13a: Cuando Elías llegó hasta el Oreb, el monte de Dios, se introdujo en la cueva y pasó la noche. Le llegó la palabra del Señor, que le dijo: Sal y permanece en el monte, ante el Señor. Entonces pasó el Señor y hubo un huracán tan violento que hendía las montañas quebraba las rocas ante el Señor, aunque en el huracán no estaba el Señor. Después del huracán, un terremoto, pero en el terremoto no estaba el Señor. Después del terremoto fuego, pero en el fuego tampoco estaba el Señor. Después del fuego, el susurro de una brisa suave. Al oírlo Elías, cubrió su rostro con el manto, salió y se mantuvo en pie a la entrada de la cueva.

Salmo 84, 9-14: Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.

Romanos 9, 1-9: Digo la verdad en Cristo, no miento -mi conciencia me asegura que es así, en el Espíritu Santo-: siento una gran tristeza y un dolor incesante en mi corazón; pues desearía ser yo mismo un proscrito, alejado de Cristo, por el bien de mis hermanos, los de mi raza según la carne: Ellos son israelitas y a ellos pertenecen el don de la afiliación adoptiva, la gloria, las alianzas, el don de la ley, el culto y las promesas; suyos son los patriarcas y de ellos procede el Cristo, según la carne; el cual está por encima de todo, Dios bendito por los siglos. Amén.

Mateo 14, 22-33: Después de que le gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se adelantaran a la otra orilla mientras él despedía a la gente. Y después de despedir a la gente subió al monte a solas para orar. Llegada la noche estaba allí solo. Mientras tanto la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. A la cuarta vela de la noche (de madrugada) se les acercó Jesús andando sobre el mar. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, diciendo que era un fantasma. Jesús les dijo enseguida: ¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!. Pedro le contestó: Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti sobre el agua. Él le dijo: Ven. Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: Señor, sálvame. Enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué has dudado?. En cuanto subieron a la barca amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él diciendo: Realmente eres Hijo de Dios.

Lectura diaria de la Biblia

Sábado, 8 de Agosto de 2020

8 de agosto 2020 – sábado. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: “Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me envió”; ”El que cree, tiene la vida eterna”. No basta encontrar a Jesús para creer en Él, no basta leer la Biblia, el Evangelio, eso es importante, pero no basta. Dios Padre siempre nos atrae hacia Jesús. Nosotros abrimos nuestro corazón o lo cerramos. En cambio, la fe, que es como una semilla en lo profundo del corazón, florece cuando nos dejamos “atraer” por el Padre hacia Jesús, y “vamos a Él” con corazón abierto, y reconocemos en su rostro el rostro del Padre (9-8-2015).

Se acercó a Jesús un hombre que, de rodillas, le dijo: Señor, ten compasión de mi hijo, que es lunático y sufre mucho; muchas veces se cae en el fuego o en el agua. Se lo he traído a tus discípulos, y no han sido capaces de curarlo. Jesús tomó la palabra y dijo: ¡Generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo tendré que estar con vosotros? ¿Hasta cuándo tendré que soportaros? Traédmelo. Jesús increpó al demonio, y salió; en aquel momento se curó el niño. Los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron aparte: ¿Y por qué no pudimos echarlo nosotros?. Les contestó: Por vuestra poca fe. En verdad os digo que, si tuvierais fe como un grano de mostaza, le diríais a aquel monte: “Trasládate desde ahí hasta aquí” y se trasladaría. Nada os sería imposible.

Habacuc 1, 12-2, 4; Salmo 9, 8-13 . Mateo 17, 14-20

Lectura diaria de la Biblia

Viernes, 7 de Agosto de 2020

7 de agosto 2020 – Viernes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Jesús es el Salvador: seguidlo, escuchar. Escuchar a Cristo lleva a asumir la lógica de su misterio pascual, ponerse en camino con Él para hacer de la propia vida un don de amor para los demás, en dócil obediencia a la voluntad de Dios, con una actitud de desapego de las cosas mundanas y de libertad interior. Es necesario estar dispuestos a perder la propia vida, entregándola para que todos los hombres se salven. El camino de Jesús nos lleva siempre a la felicidad, ¡no lo olvidéis!. Habrá siempre una cruz en medio, pruebas, pero al final nos lleva siempre a la felicidad (1-3-2013).

Dijo Jesús a sus discípulos: Si alguno quiere venirse en pos de mi, que se niegue así mismo, tome su cruz y me siga. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿Pues de qué le servirá a un hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá, con la gloria de su Padre, entre sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta. En verdad os digo que algunos de los aquí presentes no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del hombre en su reino.

Naún 2, 1.3; 3, 1-3.6-7; Salmo: Deuteronomio 32, 35cd-36ab. 39abcd.41 . Mateo 16, 24-28

Lectura diaria de la Biblia

Jueves, 6 de Agosto de 2020

6 de agosto 2020 – jueves. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

FIESTA DE LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR

Papa Francisco: La Transfiguración del Señor nos ofrece un mensaje de esperanza: nos invita a encontrar a Jesús, para estar al servicio de los hermanos. La subida al monte Tabor nos induce a reflexionar sobre la importancia de separarse de las cosas mundanas, para emprender un camino hacia lo alto y contemplar a Jesús. Se trata de ponernos a la escucha atenta y orante de Cristo, el Hijo amado del Padre, buscando momentos de oración que permitan la acogida dócil y alegre de la Palabra de Dios. En esta separación de las cosas mundanas, estamos llamados a redescubrir el silencio pacificador y regenerador de la meditación del Evangelio, de la lectura de la Biblia, que conduce hacia una meta rica de belleza, de esplendor y de alegría. Y cuando nosotros nos ponemos así, con la Biblia en la mano, en silencio, comenzamos a escuchar esta belleza interior, esta alegría que genera la Palabra de Dios en nosotros (6-8-2017).

2Pedro 1, 16-19: Esta voz del cielo la oímos nosotros.
Salmo 96, 1-2.5-6.9: El Señor reina, altísimo sobre toda la tierra.
Mateo 17, 1-9: Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y subió con ellos aparte a un monte alto. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. De repente se le aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: Señor, ¡qué bueno es que estemos aquí!. Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: Este es mi Hijo, el amado, en quien me complazco. Escuchadlo. Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: Levantaos, no temáis. Al alzar los ojos no vieron a nadie más que a Jesús, solo. Cuando bajaban del monde, Jesús les mandó: No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.

Lectura diaria de la Biblia

Miércoles, 5 de Agosto de 2020

5 de agosto 2020 – miércoles. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: La petición de la cananea es el grito de toda persona que busca amor, acogida y amistad con Cristo. Es el grito de muchos contemporáneos y de todos los mártires que aún hoy sufren persecución y muerte por el nombre de Jesús: ¡Señor, ayúdame!, grito que surge en nuestros corazones. No respondamos como los que rechazan a las personas que piden, como si atender a los necesitados estuviese reñido con estar cerca del Señor. No, hemos de ser como Cristo, que responde siempre a quien le pide ayuda con amor, misericordia y compasión (17-8-2014).

Jesús se marchó y se retiró a la región de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo. Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: Atiéndela, que viene detrás gritando. Él les contestó: Sólo he sido enviado a las ovejas descarriadas de Israel. Ella se acercó y se postró ante él diciendo: Señor, ayúdame. Él le contestó: No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos. Pero ella repuso: Tienes razón, Señor; pero también los perritos se comen las migajas que caen de la mesa de los amos. Jesús le respondió: Mujer, qué grande es tu fe; que se cumpla lo que deseas. En aquel momento quedó curada su hija.

Jeremías 31, 1-7; Salmo: Jeremías 31, 10-13 . Mateo 15, 21-28

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 3 de Agosto de 2020

4 de agosto 2020 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: El Evangelio presenta una disputa entre Jesús y algunos fariseos y escribas, sobre el valor de la tradición de los antepasados (Mc 7, 3) que Jesús define preceptos humanos (cf Is 29, 13) que nunca deben ocupar el lugar del mandamiento de Dios. Ellos recriminan a Jesús y a sus discípulos la transgresión de estas normas, en particular las que se refieren a la purificación exterior corporal. La respuesta de Jesús tiene la fuerza de un pronunciamiento profético: Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres (30-8-2015).

Se acercaron a Jesús unos fariseos y escribas de Jerusalén y le preguntaron: ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de nuestros mayores y no se lavan las manos antes de comer?. Y, llamando a la gente, les dijo: Escuchad y entended: no mancha al hombre lo que entra por la boca, sino lo que sale de la boca, eso es lo que mancha al hombre. Se acercaron los discípulos y le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se han escandalizado al oírte?. Respondió él: La planta que no haya plantado mi Padre del cielo será arrancada de raíz. Dejadlos, son guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo.

Jeremías 30, 1-2.12b-15.18-22; Salmo 101, 16-21.29.22-23 . Mateo 15, 1-2.10-14

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 3 de Agosto de 2020

4 de agosto 2020 – martes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: El Evangelio presenta una disputa entre Jesús y algunos fariseos y escribas, sobre el valor de la tradición de los antepasados (Mc 7, 3) que Jesús define preceptos humanos (cf Is 29, 13) que nunca deben ocupar el lugar del mandamiento de Dios. Ellos recriminan a Jesús y a sus discípulos la transgresión de estas normas, en particular las que se refieren a la purificación exterior corporal. La respuesta de Jesús tiene la fuerza de un pronunciamiento profético: Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres (30-8-2015).

Se acercaron a Jesús unos fariseos y escribas de Jerusalén y le preguntaron: ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de nuestros mayores y no se lavan las manos antes de comer?. Y, llamando a la gente, les dijo: Escuchad y entended: no mancha al hombre lo que entra por la boca, sino lo que sale de la boca, eso es lo que mancha al hombre. Se acercaron los discípulos y le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se han escandalizado al oírte?. Respondió él: La planta que no haya plantado mi Padre del cielo será arrancada de raíz. Dejadlos, son guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo.

Jeremías 30, 1-2.12b-15.18-22; Salmo 101, 16-21.29.22-23 . Mateo 15, 1-2.10-14

Lectura diaria de la Biblia

Lunes, 3 de Agosto de 2020

3 de agosto 2020 – lunes. Leed la Biblia, es la mejor forma de conocer a Dios y al hombre.

Papa Francisco: Después de la multiplicación de los panes, la gente se había puesto a buscar a Jesús y finalmente lo encuentra en Cafarnaún. Me buscáis no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros (Jn 6, 26). En realidad, esas personas lo siguen por el pan material que en el día anterior habían saciado su hambre, cuando Jesús había realizado la multiplicación de los panes; no habían comprendido que ese pan, era la expresión del amor de Jesús. Dan más más valor al pan que a su donador. Ante esta ceguera, Jesús enseña que Dios es el don y el donado (2-8-2015).

Jesús subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. A la cuarta vela de la noche (tres de la madrugada) se les acercó Jesús, andando sobre el mar. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, diciendo que era un fantasma. Jesús les dijo enseguida: ¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo! Pedro le contestó: Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti sobre el agua. Él le dijo: Ven. Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: Señor, sálvame. Enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué has dudado?. En cuanto subieron a la barca amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo: Realmente eres Hijo de Dios. Terminada la travesía, llegaron a tierra en Genesaret. Y los hombres de aquel lugar, apenas lo reconocieron, pregonaron la noticia por toda aquella comarca y le trajeron a todos los enfermos. Le pedían tocar siquiera la orla de su manto. Y cuantos la tocaban quedaban curados.

Jeremías 28, 1-17; Salmo 118, 29.43.79.80.95.102 . Mateo 14, 23b-36